Así le contestaron al Presidente.

A la iniciativa presidencial sobre el matrimonio igualitario le faltaba un ingrediente que se fue integrando en el transcurso de las últimas semanas: el punto de vista de las familias mexicanas.

Se requiere contar con especiales esfuerzos de coordinación para sincronizar en un fin de semana la movilización ciudadana de 122 contingentes en otras tantas ciudades de todo el país, decenas de millones de mensajes, de imágenes, de videos hoy circulan en las redes sociales para multiplicar el efecto de la versión que los mexicanos tienen de la iniciativa presidencial que propone modificar el código civil y el artículo cuarto constitucional con el fin de asegurar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Mexicanos de todos los estratos socioeconómicos, de todos los rincones del país, de todas las ocupaciones se dieron un espacio en su fin de semana para salir a las calles a decir que la iniciativa que se espera es la que establece que el estado reconoce el derecho humano al matrimonio entre hombre y mujer para salvar la perpetuidad y el adecuado desarrollo de la especie humana.

Mensajes claros, contundentes, convincentes en sus festivas manifestaciones, familias completas, de tres generaciones: abuelos, padres e hijos. En lenguaje positivo y respetuoso de la diversidad, emotivos testimonios de participación fueron haciendo del 10 de septiembre un día que conviene registrar en la historia contemporánea del país: nunca antes tantos mexicanos se habían puesto de acuerdo para salir a sus calles a comunicarle al resto de la sociedad, pero especialmente a sus gobernantes, a sus legisladores, a los miembros de la suprema (tremenda) corte: ser definidos por su naturaleza, no por su interpretación cultural.

En las marchas por la familia los argumentos parten del reconocimiento de nuestra igualdad ante la ley.

La gran coalición de organizaciones que se ponen de acuerdo para convocar propusieron un primer evento este día 10 de septiembre, el siguiente es en la Ciudad de México el próximo 24 de septiembre.

 

Los mexicanos han salido a manifestar su libertad y defender la familia formada por padre y madre así como el derecho de los niños a tener un papá y una mamá y ser educados según los criterios de sus padres, es decir, en el contenido de las iniciativas y las actuaciones de los legisladores se espera que respeten el legítimo derecho de los padres a la educación de sus hijos.

El ánimo en la expresión ciudadana del día 10 de septiembre no está quedando en una retórica denuncia, es una respuesta a la pretensión de imponer leyes por la fuerza de la autoridad. Los documentos de trabajo consisten en presentar argumentos, razones y motivaciones para optar por el matrimonio y la familia.

Por ahora no están en la agenda del periodo ordinario de sesiones las iniciativas del poder ejecutivo, muchos legisladores acudieron a las marchas por la familia, algunos por su convicción afín a las propuestas de los ciudadanos, otros más agazapados y tratando de evaluar la participación ciudadana, hasta legisladores qué pensarían que les convenía que los vieran en la marcha.
Presidente. Su iniciativa ya tiene respuesta.

 

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato 

presidente@iapguanajuato.org, gmg@gerardomosqueda.com.mx

gerardomosqueda/ mosquedagerardo

Alfonso Machuca

Periodista con más de 17 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *