Con virtuosa ejecución inicia la OSUG segunda temporada de conciertos

GUANAJUATO, Gto.- La vida, la muerte y lo que existe después de ésta, fueron los enigmas en los que Gustav Mahler se basó para escribir su sinfonía #2, conocida como “Resurrección”, misma que fue ejecutada magistralmente el pasado viernes por la noche por la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato (OSUG).
Con la presentación de esta obra de largo aliento, que combina además la participación de un coro, el grupo artístico más reconocido de la institución de nivel superior dio inició a su segunda temporada de concierto del año.
Se trata de una de las obras más trascendentes de la historia de la música, y que, al comando de la batuta de su director titular, Roberto Beltrán Zavala, la OSUG logró transmitir mediante la música el dilema que el autor austriaco se planteó exponer en su obra, a través de cinco movimientos que se integran en una secuencia narrativa cuya idea central es precisamente trascender a la muerte con una nueva vida.
Para este concierto la OSUG, además de la participación completa de todos sus músicos, ya que en ésta se incluye la participación de un grupo de músicos que tocan afuera del escenario: seis cornos, cuatro trompetas, un set de timbales y un segundo percusionista que toca un bombo y un platillo mismos que suenan en la lejanía para representar el misterio de la muerte, “al juicio final, las trompetas del apocalipsis, el anuncio del fin del mundo”, se contó además con la participación de la soprano Cynthia Sánchez, la mezzosoprano Carla López-Speziale y el Coro juvenil del Conservatorio de Celaya.
Su ejecución valió la ovación de pie de todos los ciudadanos que se dieron cita en el Auditorio del Estado, quienes despidieron a los músicos agradeciendo con el aplauso el virtuosismo que caracteriza a esta agrupación, que ha crecido artísticamente al mano de Beltrán Zavala.

Noticias Guanajuato

image_print

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here