Callejón de La Musa

Conchita Calvillo de Nava: cien años de luchar.

Yo creo que Conchita Calvillo viuda de Nava fue luchadora desde que nació. Quizás no lo supo sino hasta que se cruzó en su camino el doctor Salvador Nava Martínez, quien fue su esposo hasta que morir hace 25 años.

Con el doctor Nava, Conchita Calvillo formó una pareja, una alianza, un pacto para abrir los ojos a muchos habitantes del vecino San Luis Potosí y a muchas otras mexicanas y mexicanos frente a ese priismo (hoy pintado de muchos colores y con otros nombres) que producía y produce caciques locales, regionales, nacionales, que en ese entonces, a mediados del siglo pasado, se quitaban y se ponían a su contentillo en los gobiernos.

El Frente Cívico Potosino, el Movimiento por la Democracia, el Nava Partido Político, el navismo…nombres y referencias históricas de los movimientos sociales que cambiaron a San Luis, que influyeron a los guanajuatenses y que influenciaron al país para derrocar al priismo, para denunciar los fraudes electorales, la corrupción, la imposición de gobernantes interinos, el control de los organismos electorales.

¿Parecen asuntos del pasado? ¿No tanto, verdad?

Conchita Calvillo jugó su propio papel. Cuando el doctor Nava fue apresado (en dos ocasiones, una de ellas en Lecumberri después de ser torturado) y otros hombres que lo acompañaban en esas luchas también sufrieron persecución y encierros, fueron ella y otras muchas mujeres las que salieron a las calles a hacer lo propio: acudir a las colonias, buscar la defensa legal, repartir volantes, protestar, ayudar en los dispensarios que tenían abiertos…

Su sencillez no le permite reconocerse en su papel al frente de las Mujeres por la democracia, pero la historia consignó ya ése y otro episodios, otros posteriores a la muerte del doctor Salvador Nava en los que ha participado con su propia presencia, voz e ideas, así como para perpetuar en lo posible ese espíritu de que desde la sociedad se pueden hacer los milagros.

A sus cien años, los que ha cumplido este domingo 26 de noviembre, María Concepción Calvillo Alonso, Conchita Calvillo de Nava, sigue llamando a la esperanza, perfectamente lúcida, lectora incansable, ocupada por enterarse de lo que ocurre en su estado y su país, pendiente de lo que ha dejado a sus hijos, nietos y bisnietos tras la historia de activismo recorrida.

No por nada en 1994 fue llamada por el subcomandante Marcos como invitada a la Convención Nacional Democrática e invitada a integrarse a la Comisión Nacional de Intermediación (Conai) que derivaría en los Acuerdos de San Andrés Larráinzar. No por nada los potosinos le pidieron, en el 2006, llamar a la solidaridad nacional por la explotación minera con el aval gubernamental en el pequeño pueblo de Cerro de San Pedro, llamado así por la elevación que forma parte del escudo de San Luis Potosí.

Paciencia, perseverancia y no abandonar a la juventud; darles a esos miles de  jóvenes que ven este país la formación que necesitan para que sepan a dónde encaminar sus pasos, ser solidarios con el otro y no pretender imponer las ideas, son frases de Conchita Calvillo, quien a sus cien años no ha dejado de ser la luchadora social, no ha dejado de llamar a la sociedad a ejercer su ciudadanía más allá del voto, de denunciar la corrupción de las mineras, de repudiar el robo de cuello blanco a cargo de políticos, diputados…

No ha dejado de tener esperanza.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here