Crónicas de la Isla Azul

1.- Calígula y el fiscal carnal

En la isla azul, la complicidad perfecta se consumó.

Pese a que se manifestaron algunos radicales de Morena, la aplanadora blanquiazul del parlamento de representantes, afines al rey Dondiego, impusieron al Procurador de la monarquía, muy al estilo del emperador Calígula, quien hizo famosa aquella frase: “que me odien… con tal de que me teman”.

Varios representantes opositores, sin incluir a los entreguistas del PRD, por supuesto; han perdido el miedo al nuevo fiscal carnal de la isla azul, pues incluso exhibieron los números angustiantes de su último periodo, además de detallar el largo camino que lleva de impunidad.

La imposición podría consumarse este miércoles, en Palacio Legislativo, la casa de los asambleístas y cuyo edificio representa un monumento al despilfarro y el desperdicio. Ahí, justo ahí, le tomarán protesta al fiscal carnal de Guanajuato, el mejor del país.

Por cierto, la idea de que es el mejor, el intocable o el sabelotodo de la isla, como el emperador Calígula, se debe a la expresión de su majestad, Don Diego I, quien a su estilo de improvisado, le salió desde su más sincero corazón, y lo que es peor, sin pregunta de por medio de algún entrenado periodista del reino.

Sus asesores están contentos porque el rey ya aprendió a “torear” la prensa. Criaturitas.

2.- Viene un representante del gran patriarca AMLO

Un dato importante y que llamó la atención entre los panista de la isla, es que en otros tiempos, varios exhibieron y criticaron la figura del fiscal carnal, pero ahora, ante el poder del rey, se quedaran callados e enmudecidos, como cualquier esclavo sumiso al imperio. Anote usted a los agachados: Lorena Alfaro de Irapuato, Alejandra Gutiérrez y Miguel Ángel Salim, además de todos los representantes.

Algo que debemos poner especial atención en la semana, es el encuentro que tendrán los empresarios de la localidad, con el jefe de oficina presidencial del gran patriarca AMLO, Alfonso Romo.

Los señores de la isla azul entregarán un desplegado de peticiones de incentivos fiscales, debido a la desaceleración económica que enfrentó Guanajuato, debido a la poca gasolina que había en el terruño, pese a los tanques que llegaron desde Texas.

Los empresarios han decidido insistir en el tema, además de preguntar si hay resentimiento con el gran patriarca, pues sus embajadores en la isla azul, no los consideran, no los atienden como debían, pero lo peor, no tienen autoridad para resolver.

¿Lo tendrá Alfonso Romo? Lo más seguro es que sí, aunque no sabemos de a cuánto y cuándo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here