Desde lo local

0
211

 

Los tiempos de discusión sobre los presupuestos y aplicación de los recursos que aportan los mexicanos con sus impuestos están en pleno, han pasado solo algunos días en que la cámara de diputados atendió uno de los pocos asuntos que justifican la existencia de los diputados; aunque seguiré pensando que son demasiados. La procedencia de los diputados plurinominales es cuestionable por cualquier lado que se quiera ver, no aportan nada a la vida democrática del país, hace que el poder legislativo sea un de los más caros del mundo, es fuente de corrupción (solo con recordar de dónde proviene la práctica de los “moches”), ha permitido que con recursos públicos se les mantenga a una cantidad irracional de haraganes.
Por lo pronto se aprobó en lo general el presupuesto del 2018 y a partir de ahí vendrán los puntos de acuerdo en las legislaturas locales y ayuntamientos de todo el país. Para acordar como se van a gastar el dinero de las recaudaciones que provienen de los mexicanos. 5 BILLONES 279 MIL 667 MILLONES DE PESOS.

La sola cantidad es difícil de leer pero no importa; lo realmente importante es definir como se gasta, quien lo gasta y que no salga de los causes normativos para que luego los mexicanos que leemos un poco de lo qué pasa en el país no tengamos oportunidad de criticar los derroches, los moches, las empresas fantasmas, los sobreprecios de los contratos, los diezmos, las cooperaciones para las campañas de los que siguen en los procesos electorales, las cuentas en los paraísos fiscales, los pagos de favores, los compadres que se acumulan en los periodos de su gestión como servidores públicos… solo por referirme a botones de muestra.. Los poderes, todos. Están muy contentos con los presupuestos aprobados; no obstante los ajustes que se hacen en algunas cuentas; ” lo políticamente correcto es que las cuentas presupuestales no bajen demasiado, es decir, no les recorten mucho para no comunicar que son programas o estructuras burocráticas que no son necesarias…

Los presupuestos en nuestro país siguen estructurándose con visiones anacrónicas, por decir lo menos, se sigue presupuestando con criterios centralistas, desde la visión de un gobierno federal que define la planeación del gasto en la secretaría de hacienda, que establece la políticas de control presupuestal pero no las cumple y que siempre será parte responsables de las mega deudas que han generado gobernadores, prófugos, cínicos, protegidos, habilidosos, torpes pero todos ladrones. No sólo los que han salido, también de los que están en funciones… el tema de la corrupción ya es un ingrediente dentro del tema presupuestal, por lo pronto ya se considera dinero para que funcionen las comisiones anticorrupción.

Los casos de los nueve gobernadores que también terminan al tiempo que termina el presidente Peña serán materia de observación, en particular los que hicieron “su Luchita” por salirse del foco de atención, tratando de brincar a alguna responsabilidad con fuero constitucional ( de los que quedan ), como el caso de Morelos, el de Guanajuato, por mencionar algunos, que ya ven venir las observaciones a programas y contratos multimillonarios y no tienen claro que explicaciones van a dar o que “chivo expiatorio” se va a conseguir.

Ya está el presupuesto aprobado y ya será para otro año en que se pueda pensar en cambiar la óptica en la planeación presupuestal: evaluar el gasto y el presupuesto con visión desde lo local. Siempre con la premisa de la política real, es decir, la política que se hace desde la visión de las comunidades, desde los municipios, es decir, desde lo local… donde se conocen a fondo la naturaleza de las prioridades de los mexicanos.

Aún los retos de crecimiento en la infraestructura requieren de la visión desde lo local, para complementar con las visiones de macro estructuras, de zonas metropolitanas, o de sustentabilidad en la solución de los problemas que siguen deteniendo el desarrollo del país. Pero se siguen subestimando las aportaciones desde lo local. Las desgracias que sufren muchos mexicanos como consecuencias de los sismos no han sido suficientes para adoptar nuevas metodologías en el ejercicio del gasto, hasta esos recursos están centralizados y por lo tanto las negociaciones serán con los proveedores privilegiados por sus buenas relaciones con los ejecutivos en turno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here