Diego al rescate y el dueño del Puerto Interior

1.- Diego rescata la relación con Marko Cortés

El gobernador electo de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, fue pragmático e inmediato, como para reunirse muy rápidamente con el casi futuro presidente del PAN, Marko Cortés.

Una actitud astuta, sin duda, sobre todo porque el actual gobernador, Miguel Márquez Márquez, había descartado el respaldo al michoacano, tras calificarlo poquito más que revoltoso y mentecato.

Aunque Márquez calificó abiertamente a Marko entre los círculos nacionales del PAN, Diego llegó a tiempo para frenar una posible consecuencia con la futura dirigencia nacional, no sin antes avalar también, por supuesto, la remoción de la coordinación en la cámara baja por parte del panista, Fernando Torres Graciano.

Entre los pasillos azules, se conoce que justamente Torres Graciano no llegó a la diputación federal por un tema de bloqueo que operó Miguel Márquez, cuya intromisión resulta prácticamente inexplicables, sobre todo cuando se sabe que va salida y en medio de tantas anomalías, transas y cochinadas que poco a poco se sabrán del oriundo de Purísima.

2.- El Presidente Municipal de Puerto Interior

Pues con la novedad de que existe un 47 municipio en Guanajuato, que se llama Puerto Interior y que gobierna, a su contentillo, el ex alcalde de León, Luis Quiroz Echegaray.

Luisito, como le dicen sus amiguitos, es bien buena onda. Favorece los mejores negocios con cargo al erario público, pues en lugar de hacer buenas ventas para el Puerto Interior, anda avalando negocios rematando terrenos a 150 pesos el metro cuadrado.

Quiroz ha gobernado Puerto Interior desde hace muchos años y se jacta de mantener bajo su dominio al presidente municipal de Silao, Juan Antonio Morales Maciel, quien le rinde pleitesía por unas cuentas monedas en convenios de colaboración.

Aunque el gobierno del estado, sigue con el cuento de que Puerto Interior es una empresa privada, lo cual resulta mentiroso, pues recibe dinero público, el ex alcalde de León, Luis Quiroz, dispone de una oficina con negocio redondo.

Desde ahí se opera quién entra o no a Puerto Interior. Desde ahí se determina quiénes puedes ser nuevos proveedores y quiénes no. Desde su oficina, que por cierto se ubica cerca de la que paga el municipio de Silao por 130 mil pesos mensuales, se decide quién puede instalar un nuevo negocio en Puerto Interior y con qué precio.

Quiroz es el cacique del Puerto.

Él factura el agua que consume el Puerto, cuando debe ser una responsabilidad del organismo operador del agua, léase SAPAS. Él decide cómo calcular los impuestos internos. Él decide a cuándo se vende el metro cuadro de Silao, etcétera, etcétera, etcétera.

Bastante vergonzoso para un estado que presume de vanguardia y transparencia.

image_print
Periodista con más de 19 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here