El candidato perredista

0
120

El gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez, está más que emocionado con abanderar una candidatura a la Presidencia de la República, aunque sea con el Partido de la Revolución Democrática (PRD).
Esos apasionamientos hacen que el Gobernador olvide sus principios o fundamentos doctrinales, pues según dichos, estaría dispuesto a traicionar los valores familiares, con tal de postularse con el único partido que apoya los matrimonios entre personas del mismo sexo.
Vaya contradicción para un ex seminarista y Mandatario cristero de los últimos tiempos.
El colmo es que, el hombre más insensato del terruño, Vicente Fox Quesada, ya aprobó la decisión de Márquez y celebró que éste se animara por el puesto en Los Pinos, ante el inminente comienzo del proceso electoral.
No importa que el personaje sea de derecha y se deje retratar con la bandera de la izquierda, pues finalmente casi todos saben que, en la lucha de la política y el poder, ya no importan las ideologías, sino los intereses comunes.
Bueno, también los intereses personales.
Quizás por eso, ambos personajes están que no caben de emoción, pues el objetivo final es contrarrestar el avance que presenta el partido Morena, de Andrés Manuel López Obrador, que suma a varios perredistas desilusionados de su Frente Amplio que harían con el PAN.
Lo cierto de todo es que el Gobernador ya anda en precampaña, haciendo acuerdos políticos con gobernadores y dirigentes de partidos, pero sobre todo, en un franco despliegue mediático en busca de consolidar su candidatura.
La única condición que pone es la conformación de un frente amplio entre el PAN y los partidos que puedan sumarse, con tal de evitar que el PRI permanezca en el poder y Morena llegue al Ejecutivo Federal.
La posibilidad de que Márquez consolidé su aspiración es bastante riesgosa, no sólo por encabezar las estadísticas nacionales con el número de ejecutados en el terruño, sino también por el robo de combustible que resulta ser un paraíso en Guanajuato.
Además, no se puede olvidar el fraude del programa o sistema Escudo, tampoco la corrupción detectada en los terrenos de la empresa Toyota, ni los pendientes que trae en los terrenos del Puerto Interior.
Ciertamente, Márquez tiene un espacio asegurado en la política futura y no es precisamente como candidato, pues sus negativos vienen de menos a más y al día se suman más detalles de su gestión.

Periodista con más de 17 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here