El nuevo estilo del nuevo gobernador

El gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, ha marcado un estilo de comunicación bastante arcaico y replegado a la opacidad, en sus primeros días al frente del Gobierno del Estado.

Hasta ahora no permite preguntas a los reporteros, tampoco responde cuestionamientos en las conferencias de prensa y, por lo visto, es muy poco frecuente en el uso de sus redes sociales, plataforma de vanguardia para interactuar con los ciudadanos.

Es el nuevo estilo del nuevo gobernador.

Cambiar las formas de comunicación no tiene nada de malo. Lo reprobable es que no exista una política de comunicación social efectiva, pero sobre todo, a la vanguardia con respecto a la transparencia y rendición de cuentas.

Lo reprobable es que tengamos un gobernador ajeno a las redes sociales, apartado de los ciudadanos de a pie, muy temeroso de las relaciones con los periodistas críticos, pero además, destinado a medios que preguntan a modo.

¿En serio es el nuevo estilo del nuevo gobernador?

Los asesores del Mandatario necesitan, de manera urgente, atender los nuevos esquemas de comunicación con los ciudadanos. Gente común que requiere información verdadera y oportuna de lo que sucede en su estado.

Hay casos ejemplares de la comunicación de los gobernantes. La apertura, la cercanía y la transparencia les han favorecido en su imagen política, sobre todo por la interacción con los ciudadanos a través de las diferentes plataformas.

No es el caso de Guanajuato, por supuesto.

Aquí vemos un gobernador muy joven actuando como viejo. Un gobernador que no conecta, pero habla bien. Un gobernador que ni fue preparado para protocolos, aunque sabe pararse decentemente. No habla con mucha seguridad, pero lee bien los discursos.

La única razón por la que sus asesores no lo exhiban, es quizás, por la falta de preparación o su miedo a dar la nota de ocho en sus primeros 100 días de gobierno.

A 8 días de asumir el poder, Diego Sinhué se ve gris, alejado y nada estadístico.
Todos esperamos que las cosas cambien. Pues de no hacerlo, ni sería nuevo gobernador ni nuevo estilo.

El viejo fantasma de Márquez podría sentenciarlo al fracaso. Y no queremos eso. Por el contrario, deseamos un gobernador exitoso, preparado, abierto, transparente, cercano y que ofrezca resultados.

¿Será cosas de tiempo?

image_print
Periodista con más de 19 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here