El representante legal de Guanajuato

1.- Un abogado sin tanto beneficio

El síndico del Ayuntamiento capitalino, Ramón Izaguirre Ojeda, es el representante legal del Municipio de Guanajuato. Es decir, es el encargado jurídico de las acciones propias del órgano de gobierno de la ciudad.

El “hombre transparencia”, como le llaman algunos de sus conocidos, tiene varios temas del que deberá rendir cuentas: a).- El juicio administrativo abierto a los sistemas de televisión por cable; b).- El caso de las momias contra un empresario yucateco; c).- Las observaciones del SAT y de la Auditoría Superior, además de otros como el del transporte urbano que se litigaba en los tribunales administrativos.

Casi en todos los casos, el síndico ha informado que los funcionarios hacen lo medianamente posible en los casos, pero hay un total descuido, pero ni él nada nos ha sorprendido. Nuestra esperanza que teníamos como representante ciudadano se ha evaporado.

La oportunidad que tuvo Ramón Izaguirre para atender estos casos que siguen bajo el espíritu de “sospechosismo”, se esquivaron en medio de discusiones pueblerinas y nada profundas.

De quien abandera la transparencia, no sabemos qué pasó realmente con el tema de las momias, qué sigue en el tema de las “cableras” y qué podemos esperar de las supuestas irregularidades que hablan de la administración municipal.

Tampoco sabemos qué seguimiento hay a las comparecencias trimestrales de los funcionario municipales, ni tampoco el avance que se tiene a tantos y tantos juicios abiertos por la actual administración.

Este fin de semana, cuando se aprobó el aumento al transporte público, el síndico simple y sencillamente se ausentó de la sesión de Ayuntamiento por una operación que había pospuesto unos días antes.

Es decir, no pudo representar nuestra inconformidad y decidió ausentarse para evitar el castigo ciudadano. Decepcionante. Tan decepcionante como saber que, pese a rechazar los vales de gasolina, los sigue cobrando en su salario. No sólo él, sino todos, sin excepción alguna.

2.- Convierten a la Feria de Silao en una mega cantina

El regidor comisionado en organizar la feria de Silao, el panista Pepe Patlán, la ha convertido en una grandísima cantina. La fiesta tradicional se redujo a bailes de pueblo, sin cultura y sin rescate a la identidad silaoense.

La feria fue igual de mediocre e igual de decepcionante.

Ni cultural, ni artesanal, ni tradicional.

¿Hasta cuándo don Patlán dejará de ver los dineros y darse por la gente?

¿Hasta cuándo Silao podrá tener una feria de altura y de gran prestigio?

La respuesta es sencilla. Hasta que los regidores saquen las manos de una feria tan bonita.

El panista Pepe Patlán echó a perder lo poco que teníamos de esta extraordinaria tradición.

Lamentable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here