El tino de importunar lo importante

0
89

1.- Los ojos de varios bueyes

El coordinador del PAN, Éctor Jaime Ramírez Barba y el del PRI, Santiago García, se enfrentaron en plena sesión del Congreso del Estado, como para mostrar músculo artificial, es decir, sin participar en un gimnasio.

Los diputados hicieron el show de la semana, pues exhibieron sus virtudes, resaltaron sus fortalezas, criticaron sus debilidades y dejaron de lado las respuestas que buscan todos y cada uno de los ciudadanos.

Una estrategia muy azul, por cierto, y bastante efectiva.

Todo comenzó cuando el priista, Santiago García, enumeró la serie de datos que exhiben la grave situación por la que atraviesa Guanajuato en el tema de Seguridad Pública y en Procuración de Justicia.

Lamentó que 7 de cada 10 guanajuatenses vivan con miedo y lean, escuchen o vean los asesinatos que a diario se registran en varios municipios del estado, así como las altas cifras de homicidios violentos que registra el estado.

Un tema que, por cierto, ha ocupado los principales encabezados de los diarios estatales, tras los hechos violentos de fin de semana y abordado en tribuna por el dirigente estatal del PRI, quien -ya envalentonado- arremetió contra la escolta particular del Secretario de Seguridad Pública, Alvar Cabeza de Vaca.

Llamó la atención cómo el legislador leonés, Ector Jaime Ramírez, abordó el tema en tribuna, bajo un discurso de mofa, no porque pretenda reírse por lo que pasa en Guanajuato, sino por su atinada estrategia para que el tema más sensible del estado, se convierta en un show de diputados graciosos.

Así lo registraron la mayoría de los asistentes. Un espectáculo de dimes y diretes, de reclamos y de lamentaciones, sin dar respuesta a los cuantiosos asesinatos violentos que día a día, se registran en Guanajuato.

Funcionó la estrategia.

En el Congreso del Estado son muy buenos para desenfocar los temas, pero para combatir el crimen, desde el Ejecutivo, todavía hay bastantes deficiencias.

2.- La incongruencia panista en la capital

Hace poco más de quince días, los regidores panistas de Guanajuato se encerraron en un hotel de la ciudad para analizar el tema del transporte público y fijar una postura respecto al tema.

Ayer, en sesión de Ayuntamiento, lo hicieron público y exigieron que, en menos de 30 días, se definiera el asunto, no sin antes adelantar que ellos votarán en contra de cualquier posible incremento.

Incongruencia en su discurso, por supuesto.

Recordará que, en marzo pasado, el regidor del PAN; Juan Carlos Delgado Zárate, había decidido aprobar la nueva tarifa con un peso más, bajo la promesa de mejorar las unidades y el servicio de transporte.

Hoy, sus propios compañeros lo desmienten y lo corrigen.

El regidor Memo Torres y su coordinadora, Samanta Smith, pretenden imponer el ritmo de las decisiones, a su particular forma de querer gobernar, como si los ciudadanos tuviéramos prisa de que nos eleven la tarifa en menos de 30 días.

¿Alguien podrá volver en sí a la regidora Smith?

Las dudas son muchas y variadas. Pero aquí están un par de ellas: ¿Qué prisa llevará la representante panista para auto exigirse que se solucione el tema en mayo próximo? ¿A quién le quiere hacer el favor la regidora con estos límites de tiempos?

Por supuesto que a los capitalinos, no.

 

 

Periodista con más de 17 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here