En Silao quieren cambios…de funcionarios

0
95
INSISTENCIA.– No se lo digan a nadie, pero el Cabildo silaoense se está fragmentando en dos partes: el bando que exige cambios en las áreas cardinales de la Administración y una porción que no quiere cambios ni sacudidas, sino el mismo estado de cosas…
Y nada tiene que ver con las famosas políticas públicas que tanto se pregonan y que nada tienen de políticas ni públicas, sino con esa violenta forma de disputar las canicas que pusieron en juego el senador Fernando Torres Graciano y el delfín de Triple M, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.
Sin querer queriendo, la ola torresgracianista —y por consiguiente macielista— buscará la salida de dos o tres directores para —en apariencia— complacer el antojo de priístas y ecologistas, a pesar de que el regidor Rafael Álvarez —del partido Verde— no esté ni con Dios ni con el Diablo, sino con ese su veleidoso estilo de operar políticamente (si fuera ecosistema, tendría nieve, lluvia, polvos y vientos en un solo día).
El meollo de este asunto marquifóbico o antimarquista es retirar piezas de Sinhué al estilo “como que hago que no lo hago” y, si hay un reclamo de la cúpula panista, sacar la clásica y choteada frase del cine mexicano que poco o nada tiene de oro: “Si me vienen a buscar, digan que yo no fui, que fueron los del Verde y los del PRI”.
La riña fratricida podría terminar con la destitución de por lo menos tres directores de área y quizá comisiones edilicias modificadas al antojo de «algún alguien» que por cuestiones de grilla colonialista quisiera asumir el rol de «control número 1» e inclusive a distancia. Es cosa de esperar la capacidad de persuadir a la oposición extrapartidista y repeler, como se repele a un mosquito, a las huestes panistas que no comulgan con el núcleo.
NOMBRES.– Sea cual fuere la razón, soterrada o vista sobre la superficie, ya se empezó a escuchar por doquier que saldrán de la Administración tres directores: Rubén Becerra, de Ecología; Luis Antonio Durán, de Desarrollo Urbano y, ¡oh, sorpresa!, Edgar Marín, del Sistema de Agua Potable. Éste último porque —y así lo plantearon— “se cayó el sistema del Sistema”.
El siguiente paso en esta ruta de cambios para desatorar asuntos políticos sería mover piezas decisorias y accesorias de una comisión a otra, para aumentar, moderar o disminuir el volumen participativo o el rol protagónico de regidores que ni pitchan ni cachan, sólo buscan batear.
La otra intención a corto plazo gravita sobre la rotación de papeles en el Consejo Directivo del SAPAS, para que Martín Valdovino —hermano del polémico ex alcalde Luis Gerardo Valdovino— deje de fungir como presidente y sólo sea un consejero más. ¿Quién para la Presidencia?, ¿Ivonne Solís o Guillermo Gutiérrez? Hagan sus apuestas.Escribe un mensaje aquí

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here