Espionaje contra la sociedad

0
145

El lunes 19 de junio en la primera plana del periódico New York Times NYT se da la noticia que explica una incontable cantidad de mensajes extraños en los teléfonos celulares de personajes de la sociedad mexicana, ejecutivos de instituciones, periodistas, defensores de los derechos humanos, personajes de los partidos de oposición al gobierno. La nota refiere especialmente a periodistas como la señora Carmen Aristegui y su hijo, Carlos Loret o Juan Pardinas… ninguno tiene antecedentes penales, ninguno ha sido acusado o ha sido presentado ante autoridades judiciales para atender cargos en su contra.

En nuestro país, como en todo el mundo es constitucional el espionaje como un mecanismo efectivo para combatir a los delincuentes, evitar que sigan haciendo daño a la sociedad; por supuesto que requiere trabajo institucional, personal especializado, conocimiento científico y tecnológico sofisticado y desde luego mucho dinero para pagar las tareas que implica entrar en la vida privada de una persona y conocer todas sus acciones de manera que se esté en condiciones de evitar que organizaciones delictivas tengan éxito en sus acciones.
Siempre se requiere de instrucciones judiciales y de la acción reservada como medidas de eficacia… siempre cuidando la integridad del Estado Mexicano.

Pero ninguna de estas premisas se cumplen en los casos que informa el periódico estadounidense; el gobierno mexicano espía a ciudadanos que están comprometidos con acciones profesionales, comprometidos con el país, haciendo su trabajo y contribuyendo, precisamente, a que no se siga deteriorando el estado mexicano.

Pegasus es el nombre del software, de manufactura israelí, hasta hoy se ha dado a conocer que solo se le vende a agencias gubernamentales y solo con la condición de que se use contra los delincuentes, se ha publicado que lo usan en la procuraduría general de la república, la secretaria de la defensa nacional, petróleos mexicanos, el gobierno de Querétaro, el de Puebla… también se informa que desde 2011 a la fecha agencias mexicanas han gastado 80 millones de dólares en software de espionaje.

Cuando tenemos un presidente con la más baja calificación que haya tenido un presidente mexicano desde que existen las evaluaciones a los gobernantes en nuestro país, cuando vemos como se han enfocado acciones contra periodistas, en ataques arteros contra la libertad de expresión; 36 periodistas muertos en lo que va del sexenio. Cuando del objetivo de las acciones de espionaje son los defensores de derechos humanos como afirma el asesor en seguridad Snowden: “no importa si es sorpresa o les avisan… es un crimen contra el público”.

El vocero presidencial se apresura a declarar: no hay prueba alguna de que agencias del gobierno mexicano sean responsables del supuesto espionaje….

¿De dónde vienen las órdenes de investigar? ¿Quién da las órdenes? como se pregunta la periodista Aristegui.

Para la agenda gubernamental de cierre de sexenio estaba haciendo falta ingredientes de confianza y estabilidad política, sería difícil pensar que este tipo de ingredientes; espionaje contra la sociedad, pudieran proporcionarlos y sin embargo hoy está a descubierto el principio de temas que podrían ser macabros, por adelantar un calificativo… han estado espiando a los abogados de las familias de los 43 jóvenes de Ayotzinapa, es decir:¿el gobierno mexicano tiene información y durante estos años ha mentido sistemáticamente a la sociedad mexicana?

¿Hay gobernadores que tienen sus agencias de información y también espían a sus ciudadanos para “cuidarse” de ellos?

Será que saben más de los ciudadanos que trabajan en causas de impacto social, que denuncian corrupción, impunidad y sociedades entre las bandas de delincuentes y funcionarios gubernamentales, que de los propios delincuentes… es que no hemos tocado fondo en los niveles de corrupción en los gobiernos…

 

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here