Exprimir las momias hasta secarlas

1.- Hacer dinero en poco tiempo 

Sin duda, el presidente de la capital, Alejandro Navarro Saldaña, da un ejemplo de administración y eficiencia empresarial. Al menos, eso muestra con la decisión que tomó en el Museo de las Momias de Guanajuato.

Ciertamente, la cantidad de personas disminuyeron en visitas, pero las finanzas crecieron casi un 25 por ciento más. No se trata de gran ciencia, sino de una simpe regla de la oferta y la demanda.

El presidente busca dinero para la ciudad y lo ha conseguido.

Logró ingresar más efectivo a la tesorería con menos recursos públicos. Logró subir las ganancias con una simple decisión. Toda su vida se ha dedicado a hacer dinero y hoy lo hizo bien. Quizás alguien lo critique, pero logró su cometido.

Sólo habrá que recordar al presidente que, efectivamente, esos ingresos extras tendrán que reinvertirse en el museo de las momias para que lo pongan a la vanguardia en museografía y adquirir una nueva tecnología digital.

Gastarse dinero de una bolsa para echarla a la otra, es más que un error.

No sólo los comerciantes necesitan innovar en sus productos (principales afectados por la poca afluencia), sino también lo debe hacer el gobierno municipal, el más beneficiado de las momias en los últimos años.

Por cierto, ahora que las quieren llevar a la subterránea, habrá que pedir que no se humedezcan o desaparezcan.

Cada una cuesta un millón de dólares.

2.- Los regidores de Silao se aferran al dinero

Quienes andan más que beneficiados y haciéndose que la virgen les habla, léase los sordos del pueblo, son los regidores de Silao, pues ya casi cumplen un mes en el cargo y no deciden bajarse el salario como el presidente, Toño Trejo.

Los regidores del PAN, Morena, PRI y PVEM, pretenden mantener sus salarios con el alto ingreso de la época de Enrique Solís y Juan Antonio Morales Maciel e ignorar las recomendaciones del Congreso del Estado

El presidente Municipal, Toño Trejo, dijo hace una semana que confiaba en que los próximos días, los ediles hicieran llegar al pleno del Ayuntamiento tal decisión, peerrooo…el documento no ha llegado a la Secretaría del Ayuntamiento. Ya son varias próximas semanas y nada.

El que dio su palabra públicamente de bajarse el salario fue el regidor panista, Jorge Galván, quien por enésima vez, es funcionario público, además de mantener en nómina a una gran parte de su familia. ¿Será que quiera dar la sorpresa como para limpiar su imagen?

A decir de los enterados, los regidores andan sentidos con el Presidente, pues en los últimos días, el alcalde emprendió una gran gira por los medios de comunicación de León, para presumir el tema de austeridad que, dicho sea de paso, no reflejó nada de mesura, economía o ahorro.

Al menos, los regidores no entienden por qué una gira de medios de comunicación. Tampoco entienden por qué con los medios de León. Y nadie sabe, por supuesto, cuánto costo esa gira de protagonismo.

¿Así o más claro?