El fiscal anticorrupción de Guanajuato

1.- Le faltan argumentos a la oposición.

La oposición en el Congreso del Estado, léase PRI y PVEM, criticaron en tribuna cómo un súbdito del Procurador de Justicia, Carlos Zamarripa Aguirre, asume el cargo del primer fiscal anticorrupción en Guanajuato.

Los argumentos de los legisladores son bastantes débiles, pues tras un largo proceso de elección, con entrevistas públicas y cabildeos abiertos, incumplen el mínimo criterio de investigación sobre el personaje que combatirá a la corrupción en la entidad.

En otras palabras, ninguno de los diputados trabajó con seriedad.

Por ejemplo, nadie de ellos revisó su pasado inmediato, tampoco acudieron al testimonio de amigos, ni mucho menos pudieron visitar a sus vecinos como para verificar, en lo mínimo, si es una persona corrupta o no.

Mas vale que el nuevo fiscal anticorrupción, Marco Antonio Medina Torres, considere el cargo con total decencia y de paso agradezca a los diputados de oposición su paupérrimo trabajo por indagar lo mínimo que puede cumplir un fiscal anticorrupción.

Ciertamente, los 11 diputados del PRI y PVEM aseguran que la metodología estuvo amañada y la cuestionaron a su mediocre estilo, pero nunca pudieron demostrar que el nuevo fiscal tiene un expediente oscuro u opaco.

Su único defecto, según los priistas, es haber estado en la Procuraduría de Justicia, como si eso fuera suficiente como para desecharlo.

Yo creo que no.

2.- La mano de Márquez en el Poder Judicial

Hoy en Guanajuato, luego del informe del Tribunal de Justicia Administrativa, algunos magistrados del Poder Judicial se reunirán en privado para determinar qué hacer ante la declinación de su compañero, Diego León Zavala.

Resulta que, de un momento a otro, el personaje que había sumado más adeptos recibió una llamada de Palacio de Gobierno para solicitarle, de la manera más atenta, se olvidara de sus aspiraciones.

Los enterados juran que fue orden directa del gobernador, Miguel Márquez Márquez, y, ante los hechos, pensarían que su favorito fuera el magistrado, Héctor Tinajero, cuando en realidad no fue así.

Márquez quiere a Claudia Barrera. Se la debe.

Claudia perdonó al compadre Barba de una bronca legal bastante complicada y, a casi cuatro años de aquel hecho, esa factura sigue pendiente para el hombre fuerte de Purísima y este podría ser el momento de pagarla.

Pero la situación no será tan fácil, pues ante la decepción de Diego, quien se animó a rescatar los 11 votos que ya se habían sumado es justamente su principal impulsor, Daniel Chowell, quien jura renunciar a la militancia azul a fin de obtener el cargo.

¿Será posible eso?

3.- El trasporte en Guanajuato.

No se entiende por qué si el camino está tan plano, hay tanto brinco en el Ayuntamiento de Guanajuato.

Es evidente que los capitalinos no quiere un aumento a la tarifa del transporte y, por el contrario, condicionan una importante mejoría del servicio para avanzar en la negociación de la nueva tarifa.

¿Será difícil atender eso?

Por supuesto que no.

El hecho de posponer el análisis de la nueva tarifa es una salida fácil y errónea de todos los que integran el Ayuntamiento, pues se confirma con total claridad que muchos, sino es que todos tienen sus propios intereses.

Periodista con más de 19 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here