De frente, al frente, en frente

Total, es un juego de palabras para encubrir un negocio, (convenio de coalición) no una estrategia y menos un compromiso con los ciudadanos de nuestro país.

Entre acuerdos de pandillas, de tribus, de grupos de control y haciendo el mayor ruido posible, lo importante es estar en posibilidades de “dar el brinco” dentro del proceso y no quedarse relegado como pasó con el jefe de gobierno de la CD.MX.: entre sus cuates quedaron de apostarlo como candidato de la coalición… será posible que lo le hayan explicado que no iba a ser el candidato… tensaron la comunicación política entre los tres de la coalición para acordar como se repartirían las candidaturas al senado, la cámara de diputados y la presidencia de la república.

De los trescientos distritos tendrá más candidaturas el PAN, en segundo lugar el PRD y en tercero el MC, es decir, las facturas de la coalición están por negociarse.

En ningún lugar quedó el frente ciudadano, nunca existió un acuerdo con la sociedad en ninguna de sus expresiones, no escucharon, no vieron, no buscaron a nadie de la sociedad civil organizada, de las organizaciones académicas, empresariales, sociales o de cualquier otra naturaleza… simplemente se encerraron para producir el acuerdo de las candidaturas que se van a repartir para las competencias por el senado de la república, la cámara de diputados y la candidatura presidencial.

En una bolsa aparte se ponen los temas electorales de los Estados: gubernaturas, diputaciones locales, regidurías y presidencias municipales. Ese es otro proceso: donde convenga, donde se pueda, donde se dejen… los liderazgos locales tendrán su propia dinámica y por lo pronto deberán esperar otro mes.

De las gubernaturas en juego solo la de la CD.MX. Se negoció para la senadora Alejandra Barrales, es decir. Para el PRD. Con la esperanza de seguir gobernando en la CD.MX. Y sin embargo tendrán que prepararse las dirigencias estatales, los gobernadores que manejan los procesos internos de sus respectivos partidos y todo el que cree que los procesos electorales internos a los partidos son democráticos.

Las facturas ya se acordaron, Anaya comprometió 140 de las diputaciones federales, 12 de las candidaturas al senado de la república para candidatos del PRD y del MC y lo que se acumule esta semana de las otras candidaturas. A cambio de que lo sostengan como candidato de la coalición, sin aclarar a nadie que la contienda interna para elegir al candidato presidencial es una convocatoria que prevé que el candidato se elija por el voto directo de los militantes del PAN… ese es otro tema, de importancia mayúscula; será electo por los militantes que se encuentren inscritos en los padrones del PAN, es decir, de quien tenga el control de los padrones. Los cuestionados padrones son ahora el problema interno, así es que la pelea por el acarreo interno, la compra de votos y las nóminas de los operadores de partido vienen de regreso para “conquistar la voluntad de los militantes”.

El PRD no tendrá candidato presidencial, Mancera esta agraviado y decidió mejor quedarse a “trabajar en su CD.MX. Querida”. Los otros cuatro del PAN: Romero, Moreno, Ruffo y Derbez se deberán medir con quien controla los padrones. En ese sentido pareciera que le dieron un respiro a Moreno, los otros tres no tienen nada que hacer más que sumarse al que más controles traiga del partido “o irse a trabajar… como Mancera”.

La elección del 18 no será la elección de los ciudadanos, los partidos vuelven a hacer sus negocios, los del INE también, sigue sin importar el tema ciudadano y los candidatos independientes están por quedar solo dos. Por ahora no se mueven las tendencias en las intenciones de votos.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here