Hace 50 años, el despertar cívico juvenil chocó contra el autoritarismo en Tlatelolco

    NACIONAL

    CIUDAD DE MÉXICO.- Este martes 2 de octubre se cumplen cincuenta años de la masacre de Tlatelolco perpetrada el 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas, en contra del Movimiento estudiantil surgido en las entrañas de universidades e instituciones de educación superior en la Ciudad de México como la UNAM, que el gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz aplastó con represión, cárcel y muerte.

    La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) emitió un pronunciamiento en ocasión de este aniversario, en el cual expresó que mantiene “una profunda consternación por lo sucedido y lamenta la ausencia de una adecuada investigación, así como de sanción a los responsables de las graves violaciones de derechos humanos” cometidas en el contexto del movimiento estudiantil de 1968.

    En un mensaje difundido en ocasión de este aniversario de cinco décadas, la ONU-DH reiteró “un firme llamado al Estado mexicano, ya realizado por otros mecanismos internacionales de derechos humanos, a garantizar los derechos a la justicia, la verdad y la reparación integral”.

    Al mismo tiempo, la ONU-DH recordó “el despertar cívico que, encabezado por la juventud estudiantil, denunció la arbitrariedad gubernamental, apeló a la rendición de cuentas y luchó por construir un país democrático basado en un régimen de libertades a través de la acción pacífica y la reivindicación del diálogo”.

    Para Jan Jarab, representante de ONU-DH, “la causa de los derechos humanos en México no se puede explicar sin el amanecer de indignación y creatividad de hace cinco décadas. En una parte considerable, los ámbitos de libertad que hoy se respiran en el país son legatarios del movimiento estudiantil de 1968”.
    La ONU-DH, refiere el comunicado,  “alienta a la sociedad mexicana a mantener viva la memoria acerca de lo sucedido en 1968, reconocer en la gesta estudiantil un motivo permanente de inspiración para la causa de los derechos humanos y extraer las lecciones conducentes” para que nunca más vuelvan a repetirse hechos tan trágicos como los que sacudieron a México.

    En este sentido, la ONU-DH “saluda las acciones desplegadas por las personas sobrevivientes, académicos, artistas y medios de comunicación tendientes a difundir lo ocurrido, profundizar en la indagación de los hechos y combatir el olvido”. Adicionalmente, la ONU-DH reconoce los esfuerzos recientes de varios actores públicos encaminados al reconocimiento de lo sucedido y a la conmemoración de la tragedia.

     

    image_print

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor escribe tu comentario.
    Please enter your name here