La cita de los priistas

1
95

 

1.- La delegada pide un reporte

La próxima semana, el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, atenderá a los liderazgos de Guanajuato para presentarles de manera formal, a la nueva delegada, la senadora Graciela Ortiz González.

Antes de que esto suceda, la legisladora se entrevistó con su amigo, el delegado de gobernación, Javier Aguirre Vizzuett, quien con gusto le hizo un resumen de cómo está la situación en Guanajuato y su comité estatal.

Javier Aguirre es el primer priista que se reúne con la nueva delegada para hablar de estos temas, antes incluso que con sus compañeros de cámara, léase los senadores, Miguel Ángel Chico y Gerardo Sánchez.

Así que, durante la reunión de la próxima semana, además de los suspirantes, estará también la diputada federal, Yulma Rocha y el dirigente estatal, el diputado Santiago García, así como el coordinador de los diputados locales, Rigoberto Paredes Villagómez.

Dicen que la cita entre Aguirre y Ortiz fue bastante nutrida, pues incluso la legisladora estuvo muy interesada en los temas abordados. Graciela Ortiz quería conocer la verdadera situación del terruño, sobre todo los pasos del gobernador panista, Miguel Márquez Márquez.

Juran que ahora sí, la delegada conoce ya muy bien cómo recibirá el PRI de Guanajuato y cómo andas los ánimos entre grupos tricolores, de tal suerte que el principal discurso del dirigente nacional y el de ella, será indiscutiblemente, disciplina y unidad partidaria.

Reto con bastante escepticismo.

2.- El dilema del Ayuntamiento de Guanajuato

El regidor con licencia, Julio César García, jura que no pretende pedir nada a los regidores del hache Ayuntamiento de Guanajuato, porque simple y sencillamente, fue electo por los capitalinos y necesita regresar a representarlos.

Sólo que mantiene abierta una denuncia penal por agredir física y psicológicamente a su ex pareja, lo que representa una seria afrenta contra las mujeres, quienes pensaron que las defendería, pero no fue así.

Su caso fue llevado al Congreso del Estado y los diputados, sobre todos los del PAN, decidieron desaforarlo para que la Procuraduría General de Justicia, pudiera iniciar un juicio penal por violencia a la mujer. El tema sirvió al blanquiazul para contrarrestar la imagen machista que tiene Guanajuato en el tema de género.

Pero tras la reforma del fuero, impulsada (curiosamente) por el panista capitalino, Alejandro Navarro, se modificó la ley para que el perredista tuviera un beneficio, pues al considerar la agresión a las mujeres como un delito menor, le abría el paso a Julio César para que regresara a su puesto sin mayor problema.

El mensaje que quieren darnos los diputados y el regidor es: se vale golpear mujeres porque el fuero lo permite. Repugnante y vergonzoso.

Si la reforma legal fue premeditada por el panista Alejandro Navarro para favorecer al perredista Julio César García, a cambio de un favor electoral en el 2018, significaría la peor estrategia.

De acuerdo a las vacas sagradas del derecho, el regidor perredista podría regresar a su regiduría porque la ley se lo permite, pero el tema es más de fondo, se trata de las mujeres y su integridad.

No se pueden equivocar.

 

 

 

 

1 COMENTARIO

  1. La modificación de la ley no fue para beneficiar a Julio Cesar, fue para beneficiarse a todos y cada uno de los de la clase política, porque saben que se están destapando las cloacas y muchos requerirán esa modificación, empezando por los presidentes municipales del PRI y delegados del mismo partido por todo el dinero que se ha desviado y lo que falta por conocer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here