La hora clave del PRI de Guanajuato

0
225

1.- Un PRI colapsado

Este fin de semana será crucial para el PRI de Guanajuato, sobre todo para aquellos priistas que aceptaron bajarse de la aspiración al Gobierno del Estado.

Varios de ellos tendrán cita desde esta mañana en la sede nacional y concluirán la pasarela el mismo viernes o sábado, cuando se dé a conocer el documento, con un pronóstico bastante complicado para la estabilidad partidista.

Para los pesimistas, el PRI está al borde de un colapso. Para los optimistas, también.
Las últimas señales son del propio senador, Gerardo Sánchez, quien no está muy convencido de que José Luis Romero Hicks, sea la mejor carta para jugar en Guanajuato.

Lo peor de todo es que él considera que no hay mejor opción que él.

Su compañero en la cámara alta, Miguel Ángel Chico Herrera, finalmente estaría dispuesto a jugar otra posición a cambio de dos espacios: una federal y otra local. Una se le dará a una mujer y otra a un varón.

Pero quien no se descarta, sino hasta el último minuto, es el delegado del IMSS, Sergio Santibáñez, quien jura estar en la pelea interna, hasta en tanto no decida el PRI si jugará con los tecnócratas o con los políticos. José Luis Romero estaría con la figura tecnócrata y Sergio con los políticos de hueso bien tricolor.

El presidente de Guanajuato, Edgar Castro Cerrillo, también se mantiene en la lucha y, según cuentan, seguirá con la idea de la reelección, hasta en tanto su partido no determine si, efectivamente, dejarán a una mujer la aspiración a la alcaldía.

De ser así, Erika Arroyo podría ser la seleccionada por parte de un grupo, pero suena también el nombre de María Esther Garza Navarrete, cuyo obstáculo sería justamente el equipo del embajador, Francisco Arroyo.

2.- El “Meade” de Silao se apellida Santoyo

De un momento a otro y sin el tacto político que amerita, el delegado municipal del PRI, el mecánico Hugo Granados, fue destituido por su compañero de partido, Cruz Rangel, bajo la sombra inquisidora del regidor, Víctor Nila.

El ajuste en la dirigencia está orquestado para que surja sin problema la candidatura municipal de Rogelio Santoyo, aunque sin la anuencia de priistas reconocidos silaoenses, que siguen sin aprobar la figura de un “Meade” para Silao.

Pese a la inconformidad, Cruz Rangel se impondrá en la dirigencia, con la confianza simulada de liderazgo en comunidades rurales, aunque él mismo sabe que quien realmente trabajó fue su compañero, Antonio Guevara.

Pero mientras confirman todo, el cambio de dirigencia les acarreará bastantes complicaciones, pues basta recordar que Cruz Rangel en realidad apoyó al PRD en la elección del 2015, donde incluso su esposa participaba en la segunda regiduría.

El que anda con viento a favor es el ex regidor, Juan Miguel Valencia, pues a decir de los enterados, es quien suena con más fuerza para ocupar la candidatura a la diputación local del distrito X.

La ventaja de Valencia es que tiene la estructura partidaria en comunidades y, guste o no, representa uno de los movilizadores priistas con mayor oportunidad y credibilidad entre los campesinos.

De confirmarse el rumor, Valencia podría hacer una campaña muy competitiva y con amplias posibilidades de triunfo, sobre todo porque en el PAN, a quien postularían es al desgastado panista, Jorge Galván.

Periodista con más de 19 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here