La manzana de la discordia se llama fiscal anticorrupción

0
114

1.- Las divisiones por un fiscal anticorrupción

Todavía media hora antes de que se votara la designación del nuevo fiscal anticorrupción del Congreso del Estado, la diputada verde, Beatriz Manrique Guevara, intentaba convencer a sus compañeros del PRD, rechazar la propuesta que impulsaba el PAN.

El cabildeo fue intenso, prácticamente durante toda la sesión.

La aguerrida legisladora, pretendía posponer la designación del Contralor del Poder Legislativo, con el objetivo de que el blanquiazul replanteara una nueva terna, lo que significaría un sabotaje evidente en contra del Presidente de la Junta de Gobierno, el diputado panista, Éctor Jaime Ramírez Barba.

El argumento, según la esquina azul, era que Bety pretendía imponer nuevamente a su gallo Dany Ángel Martínez Muñoz, quien durante mucho tiempo encontró nada de irregularidades en las cuentas de los diputados. Todos fueron unas blancas palomas durante su gestión como fiscal.

A decir de los enterados, Bety logró convencer al coordinador de los diputados del PRI, Rigoberto Paredes, para que se sumarán al rechazo de la propuesta azul. Así que esa asociación provocó, de manera instantánea, un distanciamiento con el PAN, al grado de acusar al diputado Rigoberto de “no cumplir su palabra.”

2.- Negocia PAN con el PRD

Pero los más enterados juran que ante el desaire tricolor, el coordinador de la fracción perredista, Jesús Gerardo Silva Campos, sí logró sumar acuerdos con el ala azul del Congreso, justo tras bambalinas, a fin de amarrar la propuesta del contralor estatal con el nombre de Rafael García Ríos, mano derecha del ex auditor general del Congreso, Mauricio Romo.

Los 19 votos del PAN estaban más que seguros, el voto del diputado de Movimiento Ciudadano es prácticamente lo mismo, el de Nueva Alianza lleva la misma línea y, para variar un poco, el diputado de Morena, entró en la misma dinámica de los mini diputados comodines de Guanajuato.

Finalmente, los perredistas fueron los ganadores de la negociación, quizás con nuevas plazas en el Congreso. Los perdedores, evidentemente, fueron los verdes y los tricolores, quienes tendrán que enfrentar, durante un año y medio, la mayoría azul que impone, recompone y descompone.

Por cierto, el show de la designación del Contralor no pudimos disfrutarlo en la página oficial del Congreso, porque justo en ese momento, transmitieron una ceremonia muy linda que se realizaba a las fueras de la casota legislativa. Una lástima.

Por cierto, también vimos al ex coordinador de asesores del PRI, Genaro Jaime, quien fue a checar su tema para ver si llegaban a una negociación, tras su despido injustificado, pero los 800 mil pesos que pedía, no convenció a ningún diputado del PRI. El pleito sigue.

3.- Inseguridad en Silao.

El alcalde de Silao, Juan Antonio Morales Maciel, no sabe ni dónde esconderse ante tanto reclamo de inseguridad que vive su municipio. El último hecho lamentable fue el asesinato de un comandante de la Policía Municipal.

La responsabilidad para el edil es grave, si considera que su director de Seguridad Pública, Adolfo Salazar López, le ha enviado bastantes documentos para advertir la necesidad de tender puentes para reforzar la seguridad con otras corporaciones y con nuevas contrataciones.

Por lo pronto, anote varias dudas que han surgido en torno a la muerte del agente municipal: ¿Por qué el policía iba solo a enfrentar a los delincuentes? ¿Por qué no usaba chaleco antibalas? ¿Quién dio la orden de que los rondines fueran sin compañía o pareja?

Ayer la Presidencia Municipal emitió un comunicado para dar a conocer el perfil del policía asesinado y su buena trayectoria. Pero nadie puede explicarnos por qué mandar a un policía a la guerra y sin fusil.

4.- Jalón de Orejas VI

El jalón de orejas del día es para el Secretario del Ayuntamiento de León, Felipe de Jesús López Gómez. ¿Ahora entiende por qué el regidor verde, Sergio Contreras, lo ubica como el principal obstáculo de la administración leonesa?

Juzgue usted.

Chuy López ha superado el récord de más juicios perdidos dentro de un gobierno, quizás un poco más que su más cercano competidor, el abogado Plinio Manuel Martínez quien, en su momento, también perdía en el área jurídica del Gobierno del Estado.

Chuy López ha perdido el juicio en el caso del metropolitano y ahora en el caso del estadio León. El problema no se llama impericia, sino improductividad, incompetencia y obstáculo.

Periodista con más de 17 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here