La semana negra de Márquez

1.- La prueba de Cabeza de Vaca y Zamarripa

El reto que tiene esta semana el gobernador del estado, Miguel Márquez Márquez, es disminuir el número de muertes que se acumulan por decenas en Guanajuato. El panorama podría ser un poco alentador, pero igual de temido.

Y quizás se logre, no tanto por sus dos titulares en materia de seguridad, léase Alvar Cabeza de Vaca y Carlos Zamarripa, sino porque el gobierno federal ha decidido emprender acciones concretas para frenar la ola de violencia en Guanajuato.

Y la Secretaría de Gobernación podría intervenir no porque el Gobernador se resignara al tema de Seguridad o porque “ya hizo lo suyo” y no hay nada más que agregar, sino porque la estrategia del gobierno federal es apoyar a los estados con más violencia.

Así que, a decir de los enterados, en los días siguientes se notará más la presencia de los agentes federales, independientemente de las justificaciones que ha ventilado el secretario de seguridad pública, Alvar Cabeza de Vaca, quien culpa a los legisladores de su gran penuria.

Pero quien también enfrenta un reto importante esta semana, es sin  mayor duda, el propio procurador de justicia, Carlos Zamarripa, quien tiene varios crímenes por aclarar, sobre todo los recientes en la semana negra de Márquez.

Anote el caso del dirigente municipal del PRI en Celaya, Jorge Montes González, el del sindicalista del ISSSTE, Enrique Torres Delgado, así como al jefe de seguridad de Pemex Salamanca, Tadeo Lineol Alfonzo Rojas. Esto sin considerar, por supuesto, los nueve policías asesinados en los últimos días y los centenares de homicidios de este mes fatídico.

En los buenos tiempos de Zamarripa, los crímenes se resolvían en menos de 48 horas.

2.- El PRI de las indecisiones.

Con la novedad de que en la recta final por la candidatura del PRI al gobierno del estado, sólo quedan tres tristes tricolores del terruño: Gerardo Sánchez, José Luis Romero Hicks y Miguel Ángel Chico Herrera.

Atrás quedaron los nombres de Javier Aguirre, ex delegado de gobernación y Bárbara Botello (ex alcalde de León y diputada federal), quienes este fin de semana se anotaron como suspirantes al Senado, junto con la diputada federal, Azul Echeverry y el diputado silaoense, Ricardo Ramírez Nieto.

Faltó en la lista el delegado del IMSS, Sergio Santibáñez, quien no se anotó ni para diputado federal.

Quienes sí lo hicieron, al menos para el distrito IV que contempla Guanajuato, es Ángel Zamora, quien se había pronunciado por buscar la Presidencia Municipal. Este fue el único valiente del distrito.

Para el distrito federal 09 que contempla Silao-Irapuato, se perfila la ex delegada de Sedesol, Claudia Navarrete Aldaco, además de Roberto Palacios Pérez, Secretario General de la CTM de Irapuato.

En el caso de la candidatura a gobernador, el delegado del CEN del PRI, Enrique Martini Castillo, todavía sigue bajo el esfuerzo de sacar una candidatura única a favor de José Luis Romero Hicks, aunque ayer en los registros para diputaciones federales y senadurías, varios personajes cerraron filas a favor del senador, Gerardo Sánchez.

La decisión no será nada fácil, pues la división e indefinición es lo que más representa al priismo de Guanajuato.

3.- El supuesto regaño a Edgar Castro.

El alcalde de la capital, Edgar Castro Cerrillo, se reunió con el delegado del CEN del PRI el viernes por la tarde y dicen los que saben que no hubo ni regaños, ni reclamos por la desautorización al desplegado que envió la dirigencia estatal del PRI ante la ola de violencia en Guanajuato.

Al contrario, el delegado Enrique Martini se vio muy sonriente en la fotografía que enviaron por Twitter ambos personajes y donde por cierto, se notó la ausencia del dirigente estatal, Santiago García.

El encuentro fue tan ameno, que sirvió para dar la bienvenida a la capital del estado.

Periodista con más de 19 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here