Las heridas del tricolor

1
191

1.- Nadie quiere a Gerardo Sánchez

Las heridas son tan grandes en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Guanajuato, que resulta complicado creer en el número de votos que prometieron aportar al candidato Presidencial, José Antonio Meade.

El dirigente priista, Santiago García López, ofreció 1.2 millones de sufragios para este 2018, cifra que nunca ha logrado el partido y menos bajo su dirección. Al contrario, cada trienio, la cifra de votos le disminuye.

Evidentemente, Meade abandonó Guanajuato burlado.

Ilusionado, pero finalmente engañado.

En la elección del 2000, con la candidatura de Juan Ignacio Torres Landa, el PRI obtuvo una votación de 604 mil votos. En el 2006 con el priista Miguel Ángel Chico, el tricolor alcanzó una votación de 494 mil 448 votos.

Para el 2012, cuando fue nuevamente postulado Juan Ignacio Torres Landa, la votación alcanzó los 948 mil 590 votos, sólo 163 mil votos menos que su contendiente panista, Miguel Márquez. Pero en esa fecha, en la elección presidencial, existió una diferencia de 14 mil 545 votos entre el PAN y el PRI.

Ciertamente, los guanajuatenses viven en una atmósfera de inseguridad y desconfianza que seguramente se reflejará como voto de castigo al Partido Acción Nacional (PAN), pero no será suficiente para derribarlo, pues la gente tampoco votará por el PRI.

Las últimas encuestas muestran una clara tendencia a favor del partido Morena y sus candidatos, independientemente de quiénes sean los aspirantes a diputaciones, ayuntamientos o la misma gubernatura.

2.- El error del señor Sánchez.

Así que las cifras alegres que ayer ilusionaron a Meade, resultarán muy complicadas de creer, sobre todo, además, ante el número de líderes priistas que han decidido abandonar la campaña de su abanderado estatal, Gerardo Sánchez.

Ayer por ejemplo, el senador Miguel Ángel Chico no se apersonó en la gira del candidato presidencial. Tampoco lo hizo la diputada federal, Bárbara Botello. Sólo algunos delegados federales asistieron, pero con la sana distancia con el grupo que tiene “secuestrado” al PRI.

El ex delegado de gobernación, Javier Aguirre, se tomó la foto con el candidato presidencial y se fue. El ex suspirante, José Luis Romero Hicks, tampoco quiso tomarse la fotografía con el suspirante de Guanajuato, el señor Sánchez.

Y es que el candidato Gerardo y su dirigente estatal, Santiago García, han cometido varios errores que les restarán votos en la contienda constitucional. Su arrogancia y falta de liderazgo, evidencian la imposibilidad de cicatrizar las heridas abiertas.

Las formas que tienen ellos para hacer política, como lo ha criticado el senador, Miguel Ángel Chico, desune todavía más al priismo de Guanajuato, pero sobre todo, lo deja todavía más lastimado ante las maniobras de imposición que pretenden concretar en varios distritos y municipios.

3.- La lucha ahora es en distritos y alcaldías

De entrada, en Silao, los priistas de hueso colorado han hecho un frente común para evitar el registro del “candidato oficial”, Rogelio Santoyo, a quien acusan de ser panista y formar parte de un dedazo desafortunado.

“No queremos otro panista”, me confió uno de los organizadores de la reunión, en referencia al ex candidato de hace tres años en Silao, el ex panista Leonel Mata, quien también perdió la contienda con la cifra más pobre de la historia priista.

Así será la cosecha de Gerardo y compañía.

Que nadie se ilusione de más, para que no existan tantos decepcionados.

Periodista con más de 17 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

1 COMENTARIO

  1. La campaña de Leonel Mata, aunque fue un desastre y echó a la basura más de 12 000, votos, con respecto a la de Solís, no es la más humillante para el priismo silaoense, ese descalabro se lo debe el PRI a Valdovino. Sin embargo Leonel Mata, también impuso una marca poco honrosa electoralmente hablando, me explico en el proceso del 2015, se instalaron 214 casillas en el municipio, de ellas, 104 funcionaron en la mancha urbana y Leonel y su equipo entre ellos Víctor Nila, solamente ganaron una, es decir perdieron 103 casillas, eso habla del rechazo ciudadano a su propuesta, a su equipo y a su persona. No es válido que ahora ponga pretextos y quiera justificar su derrota, cuando en su momento él también secuestro al partido. Saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here