Los desastres a evitar con valor civil

El presidente electo López Obrador provocó dos turbulencias el fin de semana. El sábado 15 declara que Rosario Robles es un chivo expiatorio y que las acusaciones en su contra (desvíos documentados en Sedesol y Sedatu de 7 mil 670 millones de pesos, dependencias a su cargo) son un circo. Y el domingo pretexta que recibirá “un país en bancarrota” para prevenir que no podrá cumplir con todas las promesas de campaña.

El anuncio de indulto a Robles, haciendo a un lado a la Fiscalía General de la República como a los Tribunales -se exigen autónomos del Ejecutivo-, y el erróneo diagnóstico económico del país ante potenciales analistas e inversionistas, nacionales o extranjeros, que no querrán arriesgar en un país declarado en quiebra, son desastrosos: implican una descolocación de los astros. Por el lado de sus legisladores (¡Es un honor estar con Obrador!) vimos antes otro acto de corrupción con el Partido Verde que le cedió cinco diputados a Morena para asegurar mayoría absoluta, a cambio de facilitar que el gobernador verde-podrido de Chiapas sea simultáneamente senador y gobernador, violando artículo 125 Constitucional:“Ningún individuo podrá desempeñar a la vez dos cargos federales de elección popular; ni uno de la Federación y otro de una entidad federativa que sean también de elección; pero el nombrado puede elegir entre ambos el que quiera desempeñar”.

Acudiendo al formalismo de la licencia: primero respecto del cargo gobernador para poder asumir el federal y después de éste para reasumir aquél, que luego dijo es su prioridad: no es ni podrá ser senador “kiwi”.

Licencia otorgada es nula con certeza constitucional, y vulgar pago de favores. Los estados de la mente son ignorancia, duda, opinión probable y certeza. Ignorancia es no saber, y hay ignorancia completa, en la cual uno no sabe, pero ignora que no sabe, ignora su propia ignorancia. Y otra ignorancia, la incompleta, en la que sabemos que ignoramos y podemos ubicar nuestras carencias de conocimiento en el conjunto total.

Esta ignorancia es conducente a la actitud del saber. ¿Ignorancia del gobernador verde-podrido y del senado primoroso? No; fraude a la ley y al electorado. Duda oscila entre el sí y el no en un juicio concreto, porque considera que tiene motivos intelectuales equivalentes para afirmar uno u otro de los extremos contradictorios. Duda limitada y motivada por razones justificadas es medio eficaz para lograr objetividad y llegar al conocimiento verdadero y cierto. No tienen duda, les vale? La opinión probable se inclina abiertamente hacia uno de los extremos contrapuestos, que lo prefiere en clara decisión respecto del otro; este es estado mental de quien hoy indulta, exculpa o sentencia sin evidencias; o apenas reconoce que no hizo bien las cuentas para cumplir promesas.

Porque en la certeza, natural o científica, se da el asentimiento firme, basado en la evidencia objetiva: no hay duda y tampoco preferencia limitada por una de las dos contradictorias, sin exclusión segura de la otra, como en la opinión. En los casos arriba mencionados, sin evidencia objetiva que desacredite desvíos de fondos públicos documentados, o que pondere situación de bancarrota, es de señalar que a mayor incondicionalidad a López Obrador, menor cambio verdadero. Requerimos contrapesos. Valor civil.

image_print

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here