Lumbre Brava

1.- Todo el poder.

El nombre de esta película mexicana queda que ni pintado para la historia que terminará (¿o comenzará) en unos días más, cuando el hasta hoy titular de la Procuraduría de Justicia del estado, el decano de los procuradores del país Carlos Zamarripa Aguirre, con sus tres gobernadores a cuestas y una crisis de inseguridad como nunca se había visto en nuestro estado, sea ungido, ahora sí literalmente con todas las de la ley –pintada de azul- como Fiscal general del estado, cargo que puede ocupar tranquilamente por 9 años.

Con esos sumaría 18 en el cargo, en el que ha tenido luces y sombras, pero claramente no está en su mejor momento y sí podría decirse que en el peor junto con su amigo el Secretario de Seguridad Álvar Cabeza de Vaca. El peor momento lo pasamos todos, pues, sobre todo quienes no traen escoltas, camionetas blindadas o un mega búnker dónde mantenerse refugiados y a salvo, ¿o no?

Así,  “como Juan por su casa” pasará Carlos Zamarripa a la Fiscalía General después de que fuera aprobada la Ley Orgánica para la Fiscalía General, lo cual le asegura mantenerse sin complicaciones en lo que es, entiéndase, otros nueve años de poder.

Lo que también ha quedado muy claro es que, por más que los panistas con el gobernador Diego Sinhue y uno que otro “secuaz” pregonen y presuman grandes triunfos que durante 10 años ha alcanzado el procurador, no lograron convencer ni a los más importantes grupos empresariales organizados en el estado, ni a los partidos de oposición que unieron su fuerza para pelear contra quienes finalmente impusieron su voluntad.

Bueno, ya en la desesperada de los días previos a la aprobación de la Ley de la Fiscalía, el gobernador de plano se deshizo en elogios –después de su mesura y hasta las dudas que manifestó siendo candidato y todavía como gobernador electo- y dijo que en Guanajuato “tenemos a uno, sino es que al mejor del país” y tanto confía en él que dijo abiertamente y sin pelos en la lengua que mete las manos al fuego por Carlos, pues los números lo respaldan.

Han de ser los números primos…

 

2.- Que alguien les ayude.

Dicen que sí caló entre la gente el hecho de que el alcalde Toño Trejo decidiera usar la lujosa camioneta que dejó su antecesor, Juan Antonio Morales Maciel y dispusiera pasearse por la ciudad, pese a su promesa de no usarla.

Más de un par de colaboradores cercanos a él le echaron en cara -léase le recordaron- la palabra que  empeñó de no tocar el vehículo, pero ante la oportunidad y “la ventaneada”, Trejo adelantó que la usará cuando tenga reuniones formales y su camioneta personal esté en el taller.

Todo parece indicar que ya se olvidó de la austeridad que había decretado para él y el montón de funcionarios que despachan en Presidencia.

Por cierto, el edil ya pidió modificar la agenda y establecer horarios más acordes a su estilo, de tal forma que prometió no llegar con más de dos horas de tardanza a sus eventos, nada más una hora.

Lo que bien puede hacer el presidente es considerar una mejor preparación para su secretario ejecutivo, Cristian Alejandro López Reyes, quien anda hecho bola con todos los eventos y no sabe ni manejar un reloj de manecillas.

Por favor, si alguien conoce a la contralora Paloma Alejandra López Cuéllar, avísenle que la andan buscando para hacerle saber las anomalías que presentó la administración del ex alcalde Juan Antonio Morales Maciel.

La funcionaria anda en capacitaciones, porque a decir verdad, no sabe bien la definición de auditoría y contraloría, ni tampoco tiene idea de lo que significa atender observaciones de la Auditoría Superior del estado.

Algo que tendrá que informar, por ejemplo, es la serie de anomalías que los auditores han encontrado en la gran cantidad de aviadores que había o hay en la presidencia Municipal, además, por supuesto, de otras irregularidades de programas sociales.

¡Que alguien le ayude por favor!

 

3.- Un saco para Diego Sinhue

Así como en el cuento del autor Andersen que habla del traje de un emperador, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, literal  dijo que a él no le quedaba ni el saco del traje que no se pudo poner el jueves al anunciar el fin de la crisis por el desabasto de gasolina, porque el problema, repitió y repitió como si Guanajuato de verdad fuera la isla azul, no es de él sino del gobierno federal, lo mismo que el huachicol.

Claro, el gober se ha creído al pie de la letra lo que le dicen sus funcionarios de seguridad: que el huachicol es el culpable de todos los demás delitos en Guanajuato, sean homicidios, robos de vehículos, lesiones, amenazas, extorsión, cobro de piso, robos a domicilios…la mayoría de los cuales, según las leyes que nunca menciona, son más bien asunto y competencia del fuero común. Es decir, del estado.

El jueves, Diego Sinhue mejor habló de un Plan Energético, según dijo, para tener por lo menos la seguridad que habrá gasolina gracias a la gestión que realizó y sobre todo, sin depender de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Sobre el saco, en un evento previo de ese jueves el gobernador pidió disculpas por no vestir de traje para un evento formal, pues debido al accidente que tuvo le fue imposible ponérselo porque trae enyesado el brazo izquierdo y tuvo que recurrir a la ropa sport: playera azul con logo de su gobierno, claro.

¿Ya se entendió por qué en estos días de su convalecencia se ha notado más que todo lo hace con la derecha?

Por ahí alguien le preguntó si valió la pena la crisis por la estrategia federal contra el robo de combustible, puesto que al menos en Guanajuato, los delitos no disminuyeron –y sí tuvimos sendas rachas de multihomicidios, delitos del fuero común aunque se les quiera olvidar-. El gobernador optó por la salida política de respaldo al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pero también en seguirle cargando el muertito…o los cientos.

 

4.- El viaje del alcalde Toño Trejo.

Quien desde el martes 12 de febrero estuvo en la ciudad del smog fue el Presidente José Antonio Trejo Valpeña, pues aprovechando la invitación del gobierno del estado para la presentación del Rally 2019, se quedó en México, según informó su equipo, para trabajar en los posibles proyectos para Silao.

No se supo si en esas actividades en la Ciudad de México estuvo acompañado por la diputada federal Melanie Murillo Chávez, sobre todo porque el mismo Toño Trejo aseguró que trabajan de la mano. O como dice la canción, solo con su soledad, tocando puertas para solicitar los apoyos en las dependencias federales.

Se espera que en la conferencia de prensa del lunes Toño Trejo presente los resultados de su estancia en México, como en una ocasión expuso que con ayuda del diputado local Isidoro Bazaldúa Lugo (¿sí lo conocen, verdad silaoenses?), consiguió gestionar asfalto para mejorar los caminos para las principales comunidades que se encuentran en Silao.

Lo malo es que ni el presidente ni el diputado dijeron para cuándo. Y eso que el “apoyo extraordinario” en realidad es un programa que tiene el gobierno del estado para que se aplique en los 46 municipios.

 

5.- Se hicieron bolas.

Resulta que la cacareada detención de cuatro sujetos con armas de fuego, droga y dos personas muertas en  Mineral de la Luz sacó a la luz la falta de coordinación entre los niveles de gobierno…otra vez.

Mire: el Secretario del Ayuntamiento Héctor Corona presumió que fue a través de sus cámaras del C4 que se logró seguir el rastro para la captura de los responsables de la balacera en Valenciana el pasado domingo 3 de febrero. Luego, el Poder Judicial anunció en su portal de audiencias que la presentación de los detenidos obedecía a acusaciones por cuatro homicidios.

Nada más que la audiencia fue un chasco, porque a la mera hora nada la Fiscalía (léase Procuraduría de Justicia) nada más les fincó cargo por intento de homicidio por disparar en contra de los ministeriales que los detuvieron.

Del ataque en Valenciana, en la audiencia del juzgado nadie sabe, nadie supo, quesque sí son y quesque no. Lo más seguro es que quién sabe.

Pero la PGJE sigue investigando, dicen.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here