Lumbre Brava

0
4

CETIS.- Desde las 00:30 horas del 10 de octubre de 2015, se anunció que el rubro educativo sería el principal estandarte de la presente Administración Municipal. El origen magisterial del Alcalde (y de gran parte de sus colaboradores de confianza) así nos lo hacía creer. Ese compromiso educacional que se suscribió hace siete meses no debe, bajo ninguna excusa, disolverse, mucho menos cuando un plantel educativo del nivel medio superior está en riesgo de extinguirse. Y esa connotación imperativa que aquí se resalta (“no debe”) cobra mayor sentido con las advertencias de la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG), que insta al Gobierno local a ofrecer un terreno en donación para edificar otro inmueble escolar. Las autoridades educativas federales sugieren uno de por lo menos cuatro hectáreas y, de preferencia, que no esté muy lejos de la mancha urbana. La diferencia entre rescatar o dejar morir por inanición al CETIS 139 dependerá mucho de ese compromiso educacional que ha dado chispazos, como los Faros del Saber, la cruzada contra la deserción, el programa “Prepa para todos” o la hora del cuento. Más que un terreno, pensemos en el CETIS como un retoño distal del Politécnico Nacional, del que han egresado jóvenes silaoenses que hoy destacan en diversos campos del conocimiento. Salvar al CETIS implica no procrastinar la búsqueda de un área para la construcción de otro edificio que incluya, además de los espacios áulicos, laboratorios, un auditorio, oficinas administrativas, instalaciones deportivas y, por qué no, un parque de simulación, elaboración de proyectos innovadores y entrenamiento para el campo laboral. Aprender a desaprender o desincorporar la procrastinación en el ámbito escolar nos concierne a todos ahora (adiós al dejar todo para pasado mañana). ¿Dónde está la sociedad silaoense para defender un centro formador de talentos y qué pasará si llegan cientos de empresas y se va de nuestras manos una de las pocas opciones educativas públicas? El Gobierno del Estado está por arrancar un parque aeroespacial junto a Guanajuato Puerto Interior (GPI), pero un baluarte educativo está en vilo. ¿Qué pasará en estas tierras si, al igual que el CETIS, desaparece el pensamiento crítico y junto con él las vocaciones científicas? Esperemos que no sea la hora del cuento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here