Lumbre Brava

0
51

DESAPARICIÓN.- A lo mejor puede ser la base para una obra de ficción política al más puro estilo del escritor barcelonés Manuel Vázquez Montalbán, pero acá sí ocurrió. Si usted es detective o su pasión es la novela policiaca, tome lápiz y papel para contarle: “Alguien” pretendía incinerar, sumergir en mole, adulterar o vender en el mercado negro el acta que los miembros del Consejo Directivo del SAPAS suscribieron en cuanto eligieron a Carlos Chávez como director general del organismo operador del agua. La unanimidad asustó tanto a esa persona que no dudó en tomar el acta para hacerla perdediza. Puede sonar fantasioso, pero ese suceso levantó muchas olas en este pueblo llamado “Lugar de Humaredas”, donde la insurgencia se lleva en las venas. Desde la magistral obra de Sófocles que nos muestra un Edipo investigador, ¡nunca se había visto semejante cosa!; saber quién intentó sacar el acta de la casona de Carrillo Puerto es un acertijo más enredoso que el de la Esfinge. ¡Es, sin duda, un dédalo insalvable!, un tesoro para la narrativa universal. Sin embargo, dicen que el personaje central de la historia ya no está en nómina.

ENCARGADOS.- No se lo vayan a tomar tan a pecho, pero dicen que en por lo menos seis dependencias hay encargados de despacho, un tema que ni de chiste ha pasado por la mesa de los pistaches, perdón, de los debates, es decir, la mesa del Ayuntamiento. Si le gustan las telenovelas de TV Azteca, vaya tomando nota, porque la trama es muy parecida: IMPLUS, Fiscalización, Recursos Humanos, Ingresos, Egresos, el Juzgado Municipal y ahora la Contraloría. E inclusive hay encargado en el Fideicomiso de Vivienda y Desarrollo Humano (FIDEVI). Quizá no sea un caso tan grave, pero no se les olvide que Armando Quijas fungió como encargado de despacho en Servicios Públicos durante los tres años de Juan Roberto Tovar y eso les resta firmeza política a la hora de tomar decisiones o dar órdenes. ¿O acaso será una hermosa táctica o un bello truco para hacer cambios al medio tiempo sin previo aviso? Esperemos el desenlace de esta épica obra de personajes intercambiables. Y recordando los poemínimos del maestro Huerta:
El que esté libre
de observaciones
que nos muestre
su nombramiento.

BIG BROTHER.- No es un programa de Pedro Torres ni nada que se le parezca, pero el Gran Carnal ya llegó al Palacio Municipal, donde las videocámaras se han reconfigurado para seguir los pasos de los grillos con acuciosa y sigilosa mirada. Si usted se siente observado por un ojo electrónico, no piense en pedirle una cita a su psicoanalista de cabecera, ¡lo que pasa es que ya saben quién es y cuáles son sus grilleras intenciones! Sin afanes culteranistas ni hipsterianos, las ideas heterónomas y orwellianas están más cerca que una tienda de abarrotes. Si Carlitos Monsiváis aún viviera, ¿cuántas cosas escribiría del Silao surrealista?, pues decían que esas videocámaras ni servían, pero tal parece que sí captaron sucesos que hoy son el foco de la lucha por un pensamiento crítico, ético y autónomo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here