Lumbre Brava

0
4

Un perfil emergente y un Pentágono inconcluso

PERFILES.- ¿Qué haría un chef como defensor en una sala de oralidad penal o qué podría hacer un abogado con el escalpelo en mano dentro del quirófano?, ¿arriesgarse, experimentar, simular, rebasar las fronteras éticas o simple y sencillamente aceptar la incompetencia? En estos tiempos del compadrazgo y la sobresaturación en diversos ámbitos profesionales, la última opción pareciera ser la de mayor efectividad pragmática. ¿O qué haría un arquitecto como Subdirector de Tránsito y Vialidad?, quizá haya un poco de relación entre una cosa y la otra, porque la arquitectura consiste en modificar el ambiente físico para satisfacer las necesidades del ser humano, sin embargo, un riesgo a la vista es desconocer cuáles son las peculiaridades del contexto o la evolución sociocultural de Silao. En estricto sentido, ¿qué relación conceptual y praxiológica existe entre proyectar edificios y controlar el tráfico vehicular? Desde el comienzo de la Administración Municipal 2015-2018, la primera en la historia con la opción (o el sueño) reeleccionista, se hizo hincapié en «los mejores perfiles», pero nunca se especificó en base a qué o cuáles parámetros. Las advertencias, por lo regular, sólo se observan a través del espejo retrovisor y no de frente al parabrisas. Tras la renuncia de César Ruiz a la Subdirección de Tránsito, el ex coordinador del sistema de emergencias 066, Rafael Mondragón, tomó la batuta. El nuevo titular de Tránsito en Silao ya se desempeñó como director operativo de la Dirección General de Tránsito y Transporte del Estado de Guanajuato, ésa es su mayor carta curricular; no obstante la trayectoria en la temática vial, entre tirios y troyanos surge una interrogante: ¿qué hace el arquitecto en una situación socialmente compleja que amerita otro perfil?

POBREZA.- Amén de la manifestación contra el maltrato animal, se avizora una más y sería por las críticas condiciones ocupacionales. Ya lo había señalado el secretario federal del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida: lo preocupante no es el desempleo, ése es manejable, lo verdaderamente problemático es lidiar con las tristes circunstancias laborales. Y ahora son los elementos policiacos quienes amenazan con manifestarse si no se cumple con la promesa de otorgarles el apoyo derivado del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (FORTASEG). El apoyo, dicen los quejosos, debe otorgarse antes del 30 de junio y, para colmo, ese apoyo se les viene prometiendo desde el 30 de enero. A esta situación laboral, añádale otras condiciones críticas que quizá el Tesorero deba resolver: agentes policiacos sin lámpara ni fornitura, patrullas que parecen rompecabezas, canes policiacos sin el alimento adecuado, oficinas sin impresora y un edificio de Seguridad Ciudadana inconcluso y sin agua. Es más, dicen que el Pentágono ya parece una guardería de o para borrachos, en vez de una sede policiaca con todas las de la ley.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here