Medicamentos: la sombra del maximato

El nuevo gobierno de Guanajuato, encabezado por Diego Sinhue Rodriguez Vallejo, lanzó la convocatoria para un contrato de compra de medicamentos destinados a los afiliados del Seguro Popular que por primera vez en la historia será trianual, concluyendo en el año 2021, es decir, la mitad del sexenio.

Y aunque hablamos formalmente del “gobierno de Diego Sinhue”, la temporalidad con la que se publican las primeras bases de la convocatoria, el día 8 de octubre, hace pensar que el proceso inició seguramente mucho antes de la toma de posesión, ocurrida apenas dos semanas atrás, el 26 de septiembre.

Contribuye a esa sospecha el que se haya ratificado al mismo titular de la Secretaría de Salud de Guanajuato que lo es también del Instituto de Salud Pública del estado, el organismo que administra el presupuesto unido de la federación y el estado para el gasto en políticas de salud: el doctor Daniel Díaz Martínez.

Dicho funcionario tuvo un ascenso meteórico desde la dirección del hospital de Silao a la titularidad del sector entre otras cosas gracias a su cercanía personal y profesional con el exgobernador Miguel Márquez, luego de haber tratado clínicamente a algunos miembros de su familia.

Salud: el origen. Foto: Gobierno del Estado

La situación, aunque anómala en términos del Servicio Civil de Carrera, tenía cierta lógica si se piensa en el manejo patrimonialista que hizo Márquez en su gobierno, donde todo se decidió no bajo formas republicanas, sino con una desatada parafernalia monárquica.

En ese mismo sentido, año tras año, Márquez determinó otorgar los multimillonarios contratos de medicamentos del Seguro Popular a dos empresas que monopolizaron el servicio en Guanajuato, acumulando cada una de ellas contratos por alrededor de 6 mil millones de pesos durante el sexenio. El recurso que se llevaron Intercontinental de Medicamentos y Dimesa es el equivalente al de cuatro veces el Programa Escudo.

Debe subrayarse que salvo incidentes menores como el de la insulina china que provocó reclamos de pacientes diabéticos en la primera parte del sexenio de Márquez, ambas empresas fueron muy eficientes en materia de abasto, no así de precio, pues el contrato de Guanajuato es considerablemente más caro por derechohabiente que los de otras entidades y el promedio nacional,.

Esto ha quedado expuesto luego de instrumentarse una compra consolidada a nivel nacional encabezada por el IMSS, que incluye al ISSSTE, las Fuerzas Armadas, los Hospitales de Alta Especialidad y por lo menos 22 entidades del país, lo que ha logrado abatir los precios de los medicamentos.

Guanajuato no ha querido participar en la compra consolidada y mantiene su esquema de compra directa. Ahora, a la llegada De Diego Sinhue Rodriguez sorprende que se decida una licitación multianual, como previendo posibles presiones del nuevo gobierno federal para incorporarse al esquema consolidado, ya que la compra incluye recursos de ese origen.

En la prisa de Sinhue por lanzar la licitación que contratará la compra por tres años no dejan de adivinarse motivaciones que bien podrían provenir de compromisos del anterior gobierno, los cuales incluso podrían implicar situaciones de corrupción.

La realidad es que las impresiones sobre la persistente influencia de Miguel Márquez en el nuevo gobierno afloran aquí y allá, dentro y fuera de la propia administración. La presencia de una verdadera guardia de corps del marquismo ubicada en puestos claves del nuevo gobierno, no se había visto nunca en anteriores transiciones.

En las áreas de seguridad, pero también la de salud, en la educación superior, la estratégica secretaría particular, el área de planeación, la secretaría del Congreso y próximamente la dirigencia del partido, en todos esos ámbitos sobrevive el marquismo sin Márquez, un escenario que comprometerá peligrosamente el surgimiento de un nuevo estilo de gobernar y mantendrá la sombra del maximato, quizá el mayor veneno para un gobierno que empieza.

Gabinete o guardia de corps del maximato. Foto: Especial.

La tolerancia de Diego Sinhue a ese continuismo probablemente tiene su origen en la falta de un equipo y de una clara idea política para darle un rumbo a la oportunidad histórica que tiene en las manos, algo que en el corto plazo puede terminar por detonar una crisis profunda de gobernabilidad.

Por lo pronto, los genios en torno a Sinhue no ven los problemas de política – política que le están surgiendo por todas partes y creen, sencillamente y con el ánimo de aprovechamiento que les caracteriza, que todo se reduce a un problema de imagen y relaciones públicas.

Pobres de ellos, pero también pobres de todos nosotros.

image_print

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here