Miércoles fallido, jueves desapercibido.

0
13

Es difícil explicar que le pasó al ejecutivo federal durante la semana que termina. Anuncia que vendrá un nuevo formato para dar a conocer los contenidos del cuarto informe de gobierno, se promueve en medios masivos, se selecciona cuidadosamente a los participantes del encuentro con jóvenes, se espera que el cambio de formato interese a los mexicanos en los contenidos del informe.

La semana pasada las firmas calificadoras bajan la calificación de México, es decir, evidencian que se ha manejado mal la deuda gubernamental y advierten que de seguir así entraremos en un escenario crítico en lo que resta del sexenio, tanto el banco de México como la propia secretaria de hacienda bajan por sexta vez, en lo que va del año, el pronóstico de crecimiento de la economía del país.

Con las calificaciones más bajas que haya tenido un presidente, desde que se tienen evaluaciones, pese a que el propio presidente dice no gobernar para tener buena percepción ciudadana. La realidad es que la percepción es resultante de las acciones de gobierno y su capacidad para comunicarlas a la sociedad.

Se supo, por las declaraciones del propio poder ejecutivo, que sería una buena idea invitar a los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos a dialogar con el presidente de México.

En el análisis de riesgos y el control de daños, lo novedoso de las reuniones con los candidatos y la preocupación por los términos del informe gubernamental, es prácticamente incomprensible que se quería lograr con la visita del candidato republicano, exactamente el día anterior a su informe presidencial, incluyendo la novedad del formato.
El candidato americano que más ha agraviado, ofendido, calumniado a la nación Mexicana es traído a México como si fuera jefe de estado a la residencia presidencial de nuestro país. ¿Para qué?

Las contradicciones entre los miembros del gabinete son sólo un reflejo del desgaste, de la pelea interna entre los personajes del sistema y por desgracia, de la inoperancia de los actores políticos del país. La ausencia de rumbo, la falta de acuerdos, la confusión son algunas de las conclusiones parciales que se pueden ver.

Es penoso confirmar que el presidente no te tiende que no entiende. Sus más allegados tampoco.

Que la venida del candidato presidencial de Estados Unidos fue idea del secretario de Hacienda, que la cancillería no estaba en la operación de la visita y se enteró por las redes sociales, que el presidente dijo en redes sociales lo que le había dicho al candidato pero los que vimos la rueda de prensa nunca oímos lo que dice que dijo…

El ejecutivo federal es “un galimatías”.

El informe fue arrasado por los efectos de la nefasta visita, las redes sociales dan cuenta de casi todo, no del informe presidencial. Si ese era el propósito no hacía falta que el presidente adoptara un formato muy usado en la política de Estados Unidos, no hacía falta un montaje para seguir manipulando a la generación de jóvenes mexicanos que parecen ser los más afectados por los desatinos de la política de fomento y desarrollo económico del país.

El tema de la visita del candidato republicano no será digerido y pasará a la historia política del país como un miércoles negro. Del informe ya nos iremos enterando en los próximos días.

Si alguien piensa que es lo peor que le pudo haber pasado al presidente de México; lamentablemente tendremos que hacernos a la idea de que no será así, la amenaza de un deterioro económico en el país en los próximos meses, está latente. Los efectos de la corrupción gubernamental están por asomarse a partir de que entre en ejecución la agenda anticorrupción y los temas de inseguridad ya han rebasado a un número importante de gobernadores y estructuras policíacas del país.

También sigue vigente la alternativa de gobernar en acuerdos con la sociedad, no con iniciativas contra la sociedad. En los dos años que le restan al sexenio cabe la posibilidad de nuevos acuerdos que ayuden a reconstruir la deteriorada imagen del presidente y su gobierno.
 

 

 

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato 

presidente@iapguanajuato.org, gmg@gerardomosqueda.com.mx

gerardomosqueda/ mosquedagerardo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here