Morena prepara sorpresa electorales

1.- El regreso de Carlos García a Silao

El ex panista Carlos García Villaseñor, abandonó Silao desde hace muchos años, tras encontrarle un desfalco millonario en el jugoso negocio de la recolección de la basura, pero hoy regresa al terruño con la amenaza de ser nuevamente Presidente Municipal.

Todos recuerdan que después de desfalcar al municipio con licitaciones millonarias y cerrar la tlapalería de su familia “La Brocha de Oro”, el ex alcalde cambió de domicilio, compró una casa en León y allá vivió por más de una década.

Ahora regresa pero con un nuevo partido: Morena.

Carlos García Villaseñor es recordado en Silao por favorecer a una empresa de recolección de basura bajo una licitación ilegal que pronto fue impugnada, debido a las artimañas legales que olían a corrupción.

Setasa, una empresa bastante reconocida en el ramo, emprendió un litigio por la “mañas” municipales y pronto encontró la “transa” del entonces alcalde panista, cuyo daño al erario público se calculó en el 2014 en los 140 millones de pesos.

Es decir, hasta la fecha, los silaoenses siguen pagando el error de la corrupción detectada en la administración de García Villaseñor, pese a que su “acción” nunca fue castigada, sino restaurada por el alcalde priista, Enrique Benjamín Solís Arzola.

García Villaseñor gozó de la impunidad debido a que también despachó en la dirección de servicios al comercio exterior dentro de la COFOCE, durante el sexenio del ex gobernador Juan Manuel Oliva y una buena parte de Miguel Márquez.

Ahora viene a Silao con el nuevo rostro de Morena y cobijado por el empresario, Ricardo García Oseguera, dueño del parque industrial, Fipasi.

2.- Los desesperados priistas

Las señales que ha dado en las últimas horas la ex alcaldesa priista de León, Bárbara Botello Santibáñez, anticipan una decisión que, quizás, pronto pueda hacerse pública. No por nada, su ex regidora, Verónica García, hizo señalamientos muy fuertes contra las decisiones del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

A pesar de que el delegado del CEN del tricolor, Enrique Martini Castillo, hizo un exhorto a controlar las emociones por las razones, son las que menos valieron a los seguidores de Bárbara, cuando se dieron cuenta de la nula posibilidad de colarse al Senado de la República, al ver el registro de su colega, Azul Etcheverry.

Bárbara Botello ya mandó la primera señal y se dejó ver con el casi dueño de Morena, Ricardo García Oseguera, para hacer unos intercambios de ideas, a propósito de las que les une, sobre todo, dijo ella, la de echar del gobierno del estado al Partido Acción Nacional (PAN).

Pero como en política, la forma es fondo, quizás Bárbara nos anticipa una decisión muy comentada en el círculo rojo, respecto a la salida de varios priistas cuyo refugio principal es el partido de Andrés Manuel López Obrador, Morena.

De no ser así,  no habría razón para que Bárbara estuviera sentada con el empresario morenista, como parte de la antesala a la salida adicional de Gerardo Sánchez, quien también amenazó de irse a Morena, sino le favorece la candidatura del PRI al gobierno del estado.

3.- La policía Militar llegó.

El gobernador Miguel Márquez, reúne muy temprano a los presidentes municipales del terruño para anunciarles las acciones en materia de seguridad. Se trata de los mil militares que ayudarán a cuidar las principales 20 ciudades del estado.

Habrá que ver si las acciones del desesperado gobernador, Miguel Márquez, le favorecen en los últimos meses de su sexenio, aunque bien valdría la pena que los ediles exigieran decisiones radicales también en la Secretaría de Seguridad que encabeza, Alvar Cabeza de Vaca, así como en la procuraduría de Justicia de Carlos Zamarripa.

Periodista con más de 19 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here