Ni Villegas, ni el Clero, ni la Serpiente.

0
13

 

1.- No fui yo, sino la serpiente

El número de escándalos de los sacerdotes católicos acusados de abusar de menores, han ocupado espacios importantes en los medios de comunicación y con el caso de Irapuato, el estado vuelve a los escenarios nacionales.

El ex sacerdote José Raúl Villegas Chávez y ex vocero de la arquidiócesis de León, abusó de tres niñas, hasta ahora las denuncias públicas.

Las complicidades de las autoridades, sobre todo del Clero, es lo que más decepciona a todos aquellos que persisten en la religión tradicional.

El caso del ex ministro de culto, Villegas Chávez, resulta preocupante, no sólo por los hechos que resultan reprobables, sino porque sus autoridades eclesiásticas, léase Obispos, no asumen la responsabilidad que les corresponde.

No es posible que los Obispos se deslinden tan simple y sencillamente porque, según ellos, no tenían informes de que el presbítero continuaba con sus ritos religiosos en una colonia de Irapuato. Por su puesto que lo sabían o deberían de saberlo.

No es posible que sean ellos quienes ignoren que uno de sus discípulos, además de cometer adulterio en los últimos años, se “esconda” en un colegio privado de mongas para ofrecer “ayuda psicológica” a jóvenes.

2.- No fui yo, sino la esposa que me diste

No es posible tampoco que la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG), sólo informe que tampoco sabía que el ex vocero de la arquidiócesis de León, daba orientación educativa sin título alguno o experiencia comprobada.

Los que sabemos de procesos académicos, damos testimonio de que todos las instituciones educativas, privadas y públicas, entregan cada uno de los expedientes de los profesores contratados.

Es decir, la SEG sabía de la existencia de este ex sacerdote o al menos tenía la obligación de saberlo, para advertir que sus condiciones no eran las idóneas para ocupar el puesto de orientador educativo.

Tan reprobable es eso, como que sus autoridades espirituales se coludan para sostenerlo en posiciones riesgosas.

Hoy no sólo el padre Villegas debe asumir las consecuencias de sus actos, sino que además, deberán de hacerlo, responsablemente, cada uno de los Obispos de Irapuato y León.

De inicio, deberán de pedir perdón a las familias afectadas y hacer lo propio con sus feligreses. Deberán de indemnizar a las jóvenes, restaurar sus vidas y reconocer qué tanto se pudieron coludir con su compañero.

Por su parte, las autoridades judiciales deberán extender sus indagatorias a los directivos de la escuela y las propias autoridades del Clero, porque si existe la complicidad, los casos todavía pueden ser mucho mayores.

2.- El diputado Morena y sus secuelas

Los que ya andan en plena investigación, son los representantes de Morena, quienes han decidido encontrar a la persona que filtró el audio.

No hay que ser muy expertos ni detectives en el caso, basta hacer notar que el mismo legislador, David Landeros, amenaza en el audio que, si se sabe las irregularidades en el uso de los recursos de la representación parlamentaria de Morena, no sólo sería afectado él, sino el mismo partido.

Y así va.

Quizás por eso, los dirigentes nacionales, ya decidieron abrir el expediente para comenzar una investigación a fondo en el tema y al mismo tiempo lo hace la Contraloría del Congreso del Estado, organismo o dependencia que se distingue por nunca encontrar nada.

Quién llegará a la verdad?

3.- Por cierto, y del Contralor

Dicen los que saben que el Congreso del Estado estaría violando su propia ley, al lanzar una convocatoria para encontrar a quien será el nuevo Contralor, ya que lo hace en función del articulo 287 y tercero transitorio, de su ley, donde no necesariamente se considera una convocatoria.

Pero dicen los que más saben, que la convocatoria señala que los aspirantes deben tener ciudadanía mexicana, sin importar de qué nacionalidad sea y eso, probablemente, le puede abrir la puerta a extranjeros nacionalizados.

¿Será?

 

Periodista con más de 17 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here