Ópera en náhuatl cerrará Coloquio Cervantino el viernes en el Juárez

GUANAJUATO, Gto.- La ópera “Xochicuicatl cuecuechtli”, será escenificada el viernes 25 en el Teatro Juárez, como cierre de las actividades del Coloquio Cervantino Internacional.

La presentación está programada a las 20:30 de la noche.

Esta es la primera ópera contemporánea elaborada única y exclusivamente en lengua náhuatl y con instrumentos autóctonos de México, escrita entre junio de 2011 y enero de 2013 por Gabriel Pareyón, después de más de diez años de investigación de fuentes literarias, musicales y lingüísticas, se informó.

Su texto y su sentido poético proceden directamente del poema homónimo, recopilado por Fray Bernardino de Sahagún en el siglo XVI, entre informantes nahuas que sobrevivieron a la Conquista de México-Tenochtitlan.

El proyecto escénico surge a partir de una reinterpretación propuesta por el investigador Patrick Johansson, sobre el sentido erótico del concepto cuecuechcuicatl y la totalidad expresiva que encierra: palabra, poesía, música y danza.

La conquista de México (1519–1526) parece haberse extendido durante varios siglos, borrando identidades, implantando nuevas creencias y costumbres, y censurando tradiciones.

Durante siglos se creyó que incluso el erotismo concebido por los mexicanos de los siglos XV y XVI había desaparecido, en favor de nuevas “buenas costumbres”, cristianas y occidentales. Sin embargo sobrevivieron —involuntaria o subrepticiamente— unos pocos manuscritos que describen el antiguo “teatro musical” u “ópera” con albures, danzas, meneos, zarandeos y muy intrincadas metáforas que expresan la sexualidad mexicana, cantando en nahuatl y con las características del antiguo género cuecuechcuicatl (“canto de travesuras” o “cosquilleo”).

Es el caso del texto poético Xochicuicatl cuecuechtli, recogido por fray Bernardino de Sahagún (1499–1590), pero reinterpretado en una atrevida lectura por el semiólogo, lingüista e historiador Patrick Johansson (1946– ), y convertido en drama existencial-erótico (calificada por especialistas internacionales como la primera ópera en náhuatl) por el compositor y musicólogo Gabriel Pareyón (1974– ).

La partitura está enteramente escrita en una simbología musical basada en códices prehispánicos y en relieves arquitectónicos mesoamericanos, y en sí misma es una nueva y original forma de escribir música, en empatía con la prosodia y lirismo de la lengua nahuatl, todavía usada en el centro de México por casi dos millones de hablantes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here