El PAN que se perdió

0
317

1.- Un candidato presidencial con mal inicio

La visita de Anaya, la ausencia de Fernando Torres, la posición de Diego Sinhué en el lugar del gobernador Miguel Márquez y la declinación del senador, Juan Carlos Romero Hicks, exhiben un panismo bastante desgastado.

Las críticas de ayer se las llevó, por supuesto, el candidato presidencial de la alianza PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, no sólo por el agandalle de la democracia que había caracterizado al PAN del estado, sino por las formas que pretende también imponer en el terruño.

El Senador, Juan Carlos Romero Hicks, el mejor gobernador que ha tenido Guanajuato notó el mensaje de su ex dirigente panista y 24 hora después, lamentó el show partidista que muestra el amargo sabor de los dedazos.

En palabras del ex Rector de Guanajuato, es imposible participar en un proceso donde no existe la certeza, la imparcialidad, la independencia, objetividad y transparencia para desarrollar una competencia electoral interna.

¿Será que eso mismo dirán los suspirantes en el terruño, léase Luis Alberto Villarreal, Fernando Torres Graciano y Carlos Medina Plascencia?

El discurso de los panistas no alineados, es decir, alejados de Ricardo Anaya, advierten de una división en el partido que se pretende anular por decreto, es decir, con mera retórica, como si esas fisuras fueran tan sencillas de cerrarse en medio de tanta presión.

Pero así es la política.

2.- Y un Diego Sinuhé con bastante ventaja

Ver a supuestos personajes de izquierda en la derecha, como con mentalidades sin convicción, sólo hacen pública su doble interés, bajo el argumento de la disciplina partidaria y los proyectos de nación que nadie les cree.

Por eso se ven muy mal los dirigentes del PRD (Baltasar Zamudio) y MC (Ariel Rodríguez) participando en un acto abiertamente panista, sin la mínima diplomacia partidista para quienes dicen representar la izquierda, por cierto, cada vez más torcida y minimizada para el 2018.

Pero en medio de semejantes perversidades e incongruencias, lo que se puede resaltar del show panista, es la confianza y liderazgo que mostró Diego Sinhué Rodríguez, suspirante al gobierno del estado.

De entrada, ocupó una posición que quizás le cedió el gobernador del estado, no sólo en los protocolos de primer panista, sino en el uso de todos los instrumentos necesarios para arropar al ungido de un frente partidista.

Por ejemplo, Diego recibió desde el aeropuerto a Ricardo Anaya y lo trasladó al evento masivo de León. Siempre estuvo con él muy de cerca y ese gesto, quizás, le permitió promover la cercanía que tiene con su “amigo” a quien prácticamente proclamaran gobernador de Guanajuato.

Por supuesto, Anaya cuidó las formas, dio un discurso para disuadir la ira de los panistas desplazados y abrió la posibilidad de sumar esfuerzos sin garantía de nada, porque su estilo es así.

3.- Gerardo y el estilo de ganar perdiendo.

Por supuesto que Gerardo no se arrepentirá de sumar a José Luis. Se trata de lo mismo, pero con estrategia.

Si en verdad, José Luis Romero Hicks, logra colarse como aspirante al gobierno del estado con las desgastadas siglas del PRI, más vale que se pueda considerar la estrategia que el senador Gerardo Sánchez trae en los diferentes municipios del estado.

Su gente ha seleccionado a los ciudadanos más priistas o los priistas más ciudadanos, a fin de que encabezar fórmulas interesantes y ganar posiciones considerables de un terreno prácticamente abandonado.

Dicen los que saben que esa siempre fue su idea y, como al estilo tricolor, pretende ganar perdiendo en una plaza evidentemente difícil. Hace más de 20 año, que así juega el PRI de Guanajuato.

Que nadie se sorprenda.

Periodista con más de 17 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here