Por quien vas a votar?

He tenido la oportunidad de compartir comentarios como los que contiene esta columna con amigos, socios, estudiantes de postgrado… no se trata de poner en duda el secreto del voto. la pregunta es una invitación a la reflexión, es decir, que no hay que esperar unos días antes de la elección para el sensato ejercicio de analizar, comparar, evaluar las opciones que han logrado proponer los canales e instrumentos electorales que nos hemos permitido los mexicanos para contribuir a La Paz social.

 

Conviene hacerlo en distintos momentos del proceso, por lo pronto ayudará a conocer las fuentes de información que tenemos a nuestro alcance y también estar en condiciones de discriminar las que buscan cumplir con el propósito de informar y las que persiguen el propósito de desinformar… no solo en los medios de comunicación; también las fuentes que tenemos a nuestro alcance en las redes sociales.

 

Es tanta la información que hoy tenemos a nuestro alcance,  que solo viendo la evolución de las propias fuentes podremos construir un criterio para confiar en la información que nos proporcionan las fuentes que consideramos acreditadas.

 

Voy a votar por quien pueda lograr la gobernabilidad que demanda el país. El gran tema es lo que debe suceder a la hora siguiente después de que tome posesión de su cargo quien fue elegido por la libre voluntad de los mexicanos. Otros analistas han contribuido a este punto de reflexión: el que resulte presidente de México lo hará ante un electorado que mayoritariamente habrá votado por otro candidato presidencial.

 

Por Ernesto Zedillo          voto el  48.7

Por Vicente Fox.                 voto el  42.6

Por Felipe Calderón          voto el  35.9

Por Enrique Peña.              voto el  38.2

De los ciudadanos que acudieron a las urnas.

 

En las evaluaciones de opinión pública sigue existiendo un 23 % de mexicanos con credencial para votar que manifiesta su desinterés por lo que suceda con las elecciones en nuestro país, si hay tres candidatos que pueden ganar la elección; ninguno lo podrá hacer con la mayoría de los votos, ninguno obtendrá más del 40% de los votos, no es factible que tenga mayoría en el congreso, es decir, con una gobernabilidad de alto riesgo derivado de su dificultad para hacer alianzas.

 

Si usted querido lector, pensaba que el tema de las alianzas, decepcionante, aberrante, difícil de describir, ya se había agotado… pues lamento anticiparle que esa historia está por escribirse.

 

Si López mantuviera la ventaja que dicen las encuestas lo ve usted convocando un acuerdo con el PAN o con el PRI para darle cause a las estrategias y discursos  populistas que ha venido ensayando durante los últimos meses.

 

Como ve usted a Anaya, que ha salido malo para los plagios de conferencias… (queriendo innovar su discurso le resultó mejor piratearse las ideas de otro) ha buscado la mayor distancia posible de MORENA  y su conflicto con el PRI le ayuda para mantener la distancia.

 

Y de Meade que opina usted: está lejos de MORENA pero no está tanto del PAN y del PRD…

 

Cualquiera que sea el resultado, la realidad mexicana obligará a cambios profundos en la concepción y en la acción política, es decir, no va alcanzar con la dosis de pragmatismo con el que manipularon los resultados hacia dentro de sus partidos.

 

El entorno de esas posibles negociaciones, alianzas, acuerdos obscuros y lo que venga… estará permeado por altas dosis de corrupción.

 

Es decir que el argumento número uno para posicionarse con eventual ganador de la elección es desde ahora el principal riesgo para la socio política de nuestro país.

 

Estamos ante el riesgo de que la corrupción sea la amalgama para unir las piezas de los acuerdos políticos.

 

Entonces qué hacemos…? Ante el comportamiento criminal de los gobernadores, de los legisladores, de los jueces… ya han provocado el mayor enojo de los mexicanos.

 

Sigue existiendo el riesgo de una elección de estado, desde el gobierno no se resignan  a la alternancia y conforme pasan los días se cierran las posibilidades de subir en las preferencias de su -candidato Meade.

 

También es una realidad que en las tres últimas elecciones no ha ganado el que va puntero en las encuestas. ¿Se repetirá el escenario?

 

La combinación de populismo, corrupción, impunidad, ira social e ignorancia que es lo mejor define la propuesta de López tiene un reto mayor que ganar la elección: que los mexicanos le creamos que es capaz de gobernabilidad cuando pasa por encima de las instituciones, perdona y promueve para legisladores del país a delincuentes, se ufana de su ignorancia y por ahora es el puntero en las encuestas.

 

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

image_print

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here