Recibe Juan Villoro el premio Ibargüengoitia y traza su propia historia cuevanense

GUANAJUATO, Gto.- Con un discurso igual de revelador que cautivante, en el que describió la relación estrecha que guardaba con el escritor “cuevanense”, además de la importancia relevante que guarda la ciudad con el pasado de sus padres y el suyo propio, Juan Villoro Ruiz recibió el Premio Jorge Ibargüengoitia de Literatura, otorgado por primera vez por la Universidad de Guanajuato en el marco de la sexagésima edición de la Feria del Libro y Festival Universitario de la máxima casa de estudios en la entidad.
En su discurso y en la lectura de “El retablo de las maravillas”, texto creado para recibir el galardón, y que hace honor a la obra de Cervantes, el escritor, novelista, dramaturgo y cronista, aseguró sentirse lejos de merecer el premio, y remarcó que Ibargüengoitia es una de las voces más peculiares de la crónica y la creación literaria de país, debido sobre todo a la característica de poder distorsionar “lo real para convertirlo en cómico” con humor profundo y no por medio del “chistecito”.
En este sentido, declaró que se trata de uno de los escritores más leídos del país puesto que a través de la “sencillez de sus procesos narrativos explora los estimuladores absurdos de lo cotidiano”.
Así mismo, con su peculiar sentido de narrar los acontecimientos de la vida, recordó cómo fue por el azar que se conocieran sus padres, Luis Villoro y Estela Ruiz, en esta ciudad en la que ambos pasaron un tiempo, y en la que su progenitor fue profesor universitario y misma en la que ambos actuaron como personajes de ese entremés cervantino del que copió el título para dárselo al texto que leyó este día, dando pasó también, por una “casualidad fortuita” a la relación de la que posteriormente él sería el fruto.
El realizar una semblanza de su vida, el escritor y miembro del jurado del premio, Jorge F. Hernández, recordó que el origen como cronista, “ornitorrinco” creativo en el que confluyen el resto de los géneros literarios, es en una manera, como el del escritor Elías Canetti, y del cronista Ángel Fernández, “incendiario”, ya que los tres comenzaron sus carreras creativas narrando incendios.
“En el caso del escritor homenajeado, señaló, se trató del incendio del edificio Aristos, que se encontraba cerca del Colegio Alemán en donde él estudiaba, y que narró con maestría a los 15 años, coincidiendo con las crónicas que hicieran el escritor búlgaro del Palacio de Viena, y el narrador mexicano del Estadio Asturias, que ardió en protesta por una jugada que no fue marcada por el entonces arbitro Fernando Marcos”.
Así mismo, señaló que además de la importancia literaria que Villoro ha tenido en la literatura mexicana, recordó que, como escritor de sus crónicas, también ha sido uno de los promotores del rock, del que dijo, enseñó a no tener miedo.
Por su parte, el rector de la Universidad de Guanajuato, Luis Felipe Guerrero Agripino, quien remarcó los vasos comunicantes que, desde Cervantes, la ciudad y la vida de sus padres, han confluido en la capital del estado, en la que hoy se le otorga este galardón, creado también, dijo, en homenaje a la importancia y relevancia que tiene Ibargüengoitia para la vida literaria del país.
Al comparar su pasado como futbolista y su presente como escritor, el académico festejó que el talento de Villoro se encuentre en la palabra y no en las canchas, ya que aseguró, ese seguirá vigente debido a esa capacidad que tiene “de hacer de la expresión literaria una trascendencia de la aproximación del instante, acercase de manera simple a la profundidad y hacer que lo cotidiano se convierta en extraordinario”, hecho que dijo, lo convierte en un “crack” de la literatura.
En este sentido, aseguró que como lo decía el filósofo francés Paul Sartre, la figura del escritor debe configurarse como una “conciencia crítica para la sociedad”, hecho por el que se reconoce la carrera de Villoro como el primer acreedor del premio creado por la UG.
De igual forma, se refirió al esfuerzo de Eugenio Trueba Olivares, pensador versátil que convirtió la creación de la feria y el festival que hoy cumplen 60 años en “un proyecto cultural para el estado de Guanajuato”.
Posteriormente, los escritores antes mencionados, así como el rector general de la UG, acompañados de diversas personalidades académicas, entre ellas la directora del Programa Editorial de la Universidad, Elba Margarita Sánchez Rolón y de la directora de Extensión Cultural, Sara Julsrud López, hicieron el corte inaugural de la Feria, que se llevará a cabo en el patio central de la Alhóndiga de Granaditas hasta el próximo 9 de septiembre.

Noticias Guanajuato

image_print

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here