Recupera tradición de mojigangas

GUANAJUATO, Gto.- Tras 15 años realizándolas en la ciudad, “Las mojigangas de Felipe y Mika” se han consolidado como una tradición recuperada, pues durante 20 años había quedado en el olvido.
Para hacer un “mono”, Felipe Olmos, originario de San Juan de los Lagos, en donde aprendió la costumbre, se lleva un mes de trabajo, laborando unas 6 horas diarias, e invirtiendo unos 7 mil pesos de materiales, según calcula.
Su trabajo, altamente escultórico, le ha valido ya varios reconocimientos y gracias al apoyo que ha recibido del Instituto de Cultura, ha podido mostrar cada año la evolución de la tradición que data de 1885.
Se trata, dice, “de farsas representadas con máscaras y disfraces típicos que se utilizaban en las fiestas públicas de raíz carnavalesca”. Los personajes guardan siempre un carácter cómico-burlesco y se acompañan de música.
Cuando llegó a Guanajuato, Felipe continuó con la costumbre de hacerlas cada año, y hoy en día son un elemento que no puede faltar en las fiestas de la ciudad. Este año fue invitado a participar en la 5ta Expo Arte del callejón La Condesa, lugar en el que propios y extraños aprovecharon para tomarse la foto con tan singulares personajes.
Dos de los más queridos por la gente son Diego y Frida, además de La Catrina, que este año lució un elegante vestido color rosa mexicano.
Además de las mojigangas, el artista es conocido por realizar silbatos de barro que emiten sonidos de diferentes aves, mismos que vende en la Casa de Artesanías ubicada en la Plaza de la Paz, aparatos que se han ganado la admiración debido a que el sonido que emiten es idéntico al de los emplumados.

image_print

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here