“Se supo la verdad: Solís quiso callar a Karla Silva”

    0
    279

    SILAO, Gto.- El expresidente municipal priista Enrique Benjamín Solís Arzola fue declarado culpable por ordenar “darle un susto” a la reportera Karla Silva Guerrero. Recibió una condena de dos años de prisión, de los cuales purgó ya 1 año y 4 meses, y el resto lo cambió por sentencia condicional fuera de prisión y pagando cada día restante como días-multa, por medio de un juicio abreviado.

    Triunfó la verdad y hoy sabemos porque lo dijo en el tribunal Enrique Benjamín Solís Arzola: que ordenó callar a Karla Silva y lastimar a Adriana Palacios. Su móvil fue coartar la libertad de expresión porque no le parecían las críticas”.

    Así resumió el abogado Javier Cruz Angulo, director de la Clínica Jurídica del CIDE, el final del proceso judicial a través del cual durante tres años se intentó llegar a dicha verdad.

    Cruz Angulo acompañó en este proceso a la reportera Karla Janeth Silva Guerrero y a su compañera de El Heraldo de León en la oficina de Silao, Adriana Elizabeth Palacios en conjunto con el Centro Las Libres.

    El abogado habló sobre los atropellos a la libertad de expresión, un derecho fundamental de toda democracia, algo de lo que no se dijo en la sentencia de la jueza María Eugenia Chávez Orduña, quien “quedó a deber” como Poder Judicial al no referirse a ello en su resolución.

    El proceso llegó al punto en el que el ex presidente municipal de Silao, Enrique Benjamín Solís, perdió los amparos que interpuso en busca de quedar libre y exonerado de las acusaciones de haber instigado la golpiza y el ataque en el que se agredió físicamente y se amenazó a Karla y Adriana, además del robo de equipo de ambas y del propio periódico El Heraldo, por parte de 3 hombres contratados para ello.

    Así, Solís planteó a la Fiscal de la Procuraduría de Justicia, Yolanda Domínguez, y al abogado Cruz Angulo –asesor jurídico de las dos víctimas- realizar un juicio abreviado, por el que se declaró culpable de instigar la comisión de dos delitos: lesiones calificadas y amenazas.

    Una de estas lesiones dejó a la reportera Karla Silva una cicatriz visible y permanente en el lado derecho de su frente, además de las secuelas emocionales que un perito determinó fueron causadas tanto a Karla como a Adriana Palacios por la agresión y las amenazas.

    “Vele bajando a tus notas; “dile que le baje a sus notas o a ti también te va a cargar la chingada”, escucharon primero Karla Silva y luego Adriana Palacios ese 4 de septiembre del 2014, de voz de los 3 hombres enviados por el director de Policía Nicasio Aguirre Guerrero, cumpliendo las órdenes de Benjamín Solís Arzola.

    “Ofrezco una disculpa de los hechos tan lamentables…esto fue derivado de la instrucción que giré al director de Policía tres días antes y que fue derivado de las notas periodísticas…” fueron las palabras pronunciadas por Solís Arzola de pie, ante la jueza María Eugenia Chávez Orduña y frente a las propias víctimas.

    Solís juicio

    El ex alcalde priista respondió a la jueza que aceptaba la acusación detallada por la Fiscal Yolanda Domínguez.

    Ella citó las declaraciones de los 3 autores materiales, así como del director de Policía Nicasio Aguirre y del subdirector operativo Jorge Alejandro Fonseca Durán,  refirió cómo en varias ocasiones entre agosto y septiembre del 2014, el entonces presidente municipal de Silao ordenó “meterle un susto” a la reportera del periódico El Heraldo, por las notas críticas sobre servicios, cuentas y otros aspectos de la administración municipal.

    Y así lo hicieron.

    Al aceptar la acusación y los datos presentados, la jueza preguntó a Benjamín Solís si efectivamente requirió a Nicasio Aguirre para que cometiera los actos mencionados.

    “Sí”, respondió, apenas audible, el ex alcalde.

    “No le escucho”, dijo la jueza. Y Solís apenas subió un poco el volumen, para reiterar: “Sí”.

    Solís admitió condiciones como publicar un reconocimiento de su responsabilidad y ofrecer una disculpa pública en un diario de circulación estatal como una forma de reparar parte del daño causado, además de la entrega de un monto económico cuantificado para cubrir otro aspecto del daño.

    Así, la jueza Chávez Orduña determinó aplicarle una sentencia de un año y seis meses por el delito de lesiones calificada, y otros seis meses por amenazas, para finalmente dejar la sentencia total en 2 años de prisión.

    Debido a que Solís ha estado preso desde el 11 de marzo del año pasado, cuando fue detenido, este tiempo de cárcel se resta de la sentencia, y los meses que quedan los pudo cambiar por una condena condicional –un beneficio incluido en el juicio abreviado- para pagar una multa por el tiempo restante, aunque deberá reportarse con un juez de ejecución hasta que termine el plazo.

    Tampoco podrá ocupar un cargo público en estos meses.

    En la sala permanecieron hermanos del ex alcalde y otros miembros de su familia y ex colaboradores, en espera de que la misma noche del viernes el ex alcalde obtuviera su boleta para abandonar el Cereso de Irapuato, donde permaneció preso por más de un año.

    Solís juicio

    En una conferencia de prensa posterior, Javier Cruz resaltó:

    “Es importantísimo señalar que tanto en el tribunal, de frente a Karla y Adriana como mañana (sábado) en un diario de circulación estatal, se reconocen los hechos por parte de Enrique Benjamín Solís Arzola; además este pidió una disculpa pública y mañana toda la sociedad tendrá conocimiento de que él fue el responsable, que él dio la orden y que mandó acallar y lastimó la libertad de expresión”.

    En tanto, Karla Silva se dijo tranquila.

    “Sostuve la denuncia porque siempre supe que tenía yo la razón. Como dijo Solís en audiencia fue él quien ordenó que se me callara, no lo logró por completo. Hubo 6 sentencias (a los seis involucrados); me siento bien, tranquila. Y esto debe ser un mensaje para aquellas autoridades que hacen un mal uso de los recursos públicos para acallar a un reportero que hace su trabajo. Nadie tiene por qué quitarle a la ciudadanía ese derecho de estar informada, además de que la unión del gremio fue la que permitió llegar a este término”.

    Finalmente, la directora de Las Libres, Verónica Cruz, subrayó que este resultado debe impactar en que no se repita lo que pasó con Karla y Adriana, que se elimine ese riesgo para otros y otras periodistas y personas defensoras de derechos humanos.

    “Es lo que tiene que aprender la autoridad en este estado”.

    Solís juicio

     

     

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor escribe tu comentario.
    Please enter your name here