Seguridad al campo guanajuatense también

Viernes pasado, 19 de octubre, reunión con secretario de Gobierno del Estado, Luis Ernesto Ayala, e integrantes del Consejo Estatal Agroalimentario de Guanajuato —CEAG— que gestioné para presentar problemática de inseguridad e injusticia penal en campo guanajuatense de últimos años. Momentos antes recibió a legisladores federales de Morena, con Procurador de Justicia y el Secretario de Seguridad Pública del Estado; legisladores reiteraron su rechazo a ambos y exigencia de nueva estrategia de seguridad, según informaron. Directivos del CEAG compartieron percepción de insuficiencia de resultados tanto en prevención y contención de violencias y delincuencias, como en investigación de delitos denunciados de medio rural, así como reclamos recibidos de ambos por cuestionar pobre actuación. El secretario propuso siguiente reunión con ambos servidores para de manera igual, franca, exponer situación, acciones estratégicas y esquemas de seguimiento a políticas de seguridad en medio rural. En el CEAG priva escepticismo en relación a estos servidores ratificados, dado el tiempo transcurrido requiriendo su intervención para resolver problemas de años que siguen irresueltos. (Georgias de Leontino divulgó postulados escépticos: “Nada existe. En el supuesto de que algo exista, no lo podemos conocer. En el supuesto de que algo existiese y lo pudiésemos conocer, no lo podríamos comunicar”). Pero más pesa ánimo de ser parte de solución y manifestamos actitud agustiniana: “A buscar queriendo encontrar, y a encontrar queriendo seguir buscando”. Entregué al secretario listado de acciones que mes y medio, antes di en mano al Gobernador entonces electo, Diego Sinhue Rodríguez, para construir seguridad ciudadana, incluyendo capítulo de seguridad para campo guanajuatense —buen rato abandonado por tres órdenes de gobierno—, a elaborar con activa participación de productores agropecuarios y asociaciones, que incluya actualización de mapa de riesgos y amenazas al sector agroalimentario e información geo-referenciada; levantamiento de información sobre vulnerabilidad, y perfiles de riesgo del sector; realización de rondines preventivos en áreas rurales vulnerables, y patrullaje conforme a ciclos agrícolas en etapas comprobadas más riesgosas. Programas de seguridad comunitaria, psicosocial, social, situacional y para la reincidencia en comunidades aledañas a sectores agrícolas vulnerables. Protocolo para respuesta a delitos de alto impacto en medio rural: despojo de propiedades para robo de hidrocarburos, asalto por grupos armados a instalaciones agrícolas, robo de cosechas, equipos, nómina; extorsiones y secuestros. A la par de estrategia de desarrollo social transversal. ¡Y Expo-agroalimentaria en tres semanas! El secretario compartió decisión del Gobernador de crear cuerpo de policía rural estatal, añosa exigencia del CEAG,y abrir espacio en conformación de Consejo Estatal de Seguridad hoy inoperante y próximo a redimensionarse; ello conduciría a superar escepticismos. También afirmó imprimir sentido del humor en tareas gubernamentales. Compartí enseñanza de dos sentidos que un político nunca debe perder: sentido del honor y sentido del humor. Este último significa no tomarse demasiado en serio a sí mismo, ser capaz de reírse de uno mismo, saberse prescindible, no aferrarse al puesto. Al salir del salón coincidimos con el Gobernador a quien manifesté ser señal promisoria decisión de reconformar corporación policial rural y previsión de plan de seguridad para campo también, al solicitar mi opinión. Apenas reinicio de diálogo, suspendido antes, para seguridad ciudadana; construcción posibilitadora de legitimación solo con resultados.

image_print

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here