Si hoy fueran la elecciones… 2/5

Como te había compartido estimado lector… esta es la segunda de cinco colaboraciones en un ejercicio prospectivo (como ha sido la visión de esta columna desde su origen.) del proceso electoral que vivimos los mexicanos. Aunque, como es lógico pensar, se vive con diferentes intensidades, al final habrá un resultado con carácter de mandato democrático.

Hasta hoy parece que los actores importantes en el proceso son los candidatos, el día de la elección los actores importantes serán los votantes… Nadie puede dudar que el acto vital del proceso es tu encuentro con las boletas al momento de cruzarlas, estarás sumando tu voluntad a los resultados… desde luego que votar es un acto libre pero el suministro de tu decisión es una voluntad informada… ¿Y en qué consiste eso?

Si hoy fueran las elecciones sería oportuno tener una idea del entorno económico, de los intereses internacionales sobre el resultado de los procesos electorales mexicanos, solo por mencionar algún aspecto relevante. Por desgracia estamos en la antesala de una guerra comercial que se deriva de las decisiones del presidente norteamericano, que viendo las debilidades en las negociaciones presiona con alzas en los aranceles, situación que nos lleva a responder: aranceles contra aranceles.

Mientras tanto ya hay un nuevo anuncio de reducción del pronóstico de crecimiento y un Tratado de Libre Comercio si futuro en medio de conflictos entre los funcionarios del gobierno federal y sin capital frente al timón, el presidente Peña tampoco hoy parece entender que sigue siendo el presidente de México y que es un gran ausente en este entorno.

Ningún beneficio le ofrecemos a los jóvenes mexicanos si para enfrentar los problemas del país se les ofrece unos pesos para “apaciguar “ su existencia… cuando se requiere una gran convocatoria a trabajar por nuestro país, buscando aliados en todo el mundo.

Ninguna propuesta mesiánica le hace bien al país, los tiempos de los caudillos fueron de siglos pasados… cuando escucho a los candidatos hablar en primera persona (como si fueran “el redentor que todos esperan”)

Miente el candidato que ofrece las soluciones sin partir de su capacidad de convocar el esfuerzo de la sociedad… decir el mejor soy yo es igual a extraviar la brújula en un desierto… decir voy a ser el ejemplo de todos porque ahora propondré una “constitución moral”… y no sabe cómo explicar que quiere decir… es igual a perder la identidad mientras se agota el tiempo para convocar al país, a todos los mexicanos, incluyendo a los que no tienen interés en ir a votar…

 

 

Nadie tiene duda de la nula calidad moral de los gobernantes que han saqueado al país, del partido que sea, es decir, DE TODOS LOS PARTIDOS, pero creer que se va a acabar con los corruptos… porque lo digo yo… también es una forma de corrupción, todos los corruptos mienten…

Coincido con muchos mexicanos que afirman que el proceso electoral no es para votar por un candidato… es para decidir quien será el presidente, el senador, el gobernador, el Presidente municipal, el diputado… y que si existe una solución óptima; pasa por una gran capacidad de convocatoria. Hoy tiene sentido cerrar filas en los procesos electorales ante toda la gama de propuestas de candidatos, para pasar a propuestas de capacidad de convocar, con sentido de la realidad; viendo las encuestas como fotografías del momento y conscientes de que no son pronósticos.

Los acuerdos políticos son soluciones parciales pero pueden inspirar confianza, construyen procesos y ponen a prueba la visión de los candidatos. Qué caso tiene mantener cuatro candidatos en la elección presidencial si solo dos tienen posibilidades reales de ganar la elección. Quien tiene interés en que se mantengan siete candidatos al gobierno de la Cd. Mx. Si solo dos pueden ganar.

Con la misma dosis de pragmatismo con la que se plantearon las alianzas hoy tienen la posibilidad de llegar a los acuerdos que le den alternativas a todos los mexicanos de resolver los problemas que se agravan por la falta de unidad.

La elección del 1 de julio es para elegir un rumbo de país, un destino, una visión: la del México que queremos ser. Pues entonces elige a quien te convoque a ser el mejor país, las ideas del México de AMLO son de los años 70, fracasaron, significaron retroceso.

Es inaplazable sacar del gobierno a los corruptos pero al mismo tiempo convocar con los honestos a enfrentar los problemas de nuestro país. México tiene prisa de una gran convocatoria: trabajar juntos por cambiar el nivel de vida de más de la mitad de los mexicanos, creando opciones de empleo productivo, nuevos mercados, mejores pronósticos de crecimiento económico…

Si crees que la fuerza del país se resuelve con que te den “una lanita” por dejar tu voto, estas eligiendo el camino contrario al crecimiento y a las oportunidades de tener una mejor calidad de vida.

 

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here