Tienen una nueva esperanza

0
62

SALITRERA, Gto.- Desde hace aproximadamente seis meses, profesor de la Universidad de Guanajuato ayuda a jóvenes a combatir sus problemas de adicción.

Con dedicación es como se desempeña el Dr. Rafael Veloz García, profesor de tiempo completo, adscrito al Departamento de Ingeniería Agroindustrial en la División de Ciencias de la Salud e Ingenierías del Campus Celaya-Salvatierra.

Pertenece al cuerpo académico de Biotecnología, Sustentabilidad e Ingeniería.

Por las tardes después de su labor en la universidad, se dedica a apoyar a jóvenes a combatir problemas de adicciones y explicó que “hace un tiempo me di cuenta que en Salvatierra había un anexo, a donde llegan jóvenes de entre 14 y 25 años; es preocupante saber que nuestros jóvenes se encuentren en estas circunstancias”.

El profesor Veloz García se dio a la tarea de visitarlos con un programa elaborado con temas donde abarca la lectura, las matemáticas, la filosofía y el arte y mencionó que “los jóvenes necesitan cosas distintas en qué pensar, pues a nivel neuronal hay un incremento de los receptores que les provoca la necesidad de consumir estupefacientes o alcohol y una manera de suplantar su necesidad es mantenerlos ocupados durante su proceso de recuperación”.

Abundó el Dr. Rafael Veloz: “Lo hago como parte de servicio social, por llamarlo de alguna manera, ellos son parte del tejido social, se encuentran por una mala racha en su vida, pero sé que pueden elevar su autoestima y recuperar su vida normal”.

“Hay un caso donde uno de los jóvenes ya se recuperó, retomó la escuela preparatoria y está por egresar, ahora regresa al anexo, pero para platicar”, dice contento el profesor Veloz. “Como profesionistas, como universitarios estamos obligados a retribuir a la sociedad algo y este es mi pequeño granito de arena”, comentó.

Entre los jóvenes que han decidido acercarse a él ya suman alrededor de cuarenta jóvenes, de los cuales se ha convertido en tutor, incluso le piden consejos de como poder seguir estudiando y añade “no hay mejor satisfacción que ver a los jóvenes recuperarse y que me piden que regrese”.

“Al ver su sufrimiento, su dolor, me hace reflexionar que hace falta se fortalezca la comunicación en las familias, pues muchos de estos jóvenes se encuentran en malos pasos por falta de atención”, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here