Todología con Maiself

0
21

Poesía y olvido

A No veo la conexión entre los dos términos de su título:¿qué tiene que ver la poesía con el olvido?

B ¿No se le ocurre ninguna hipótesis?

A No me aviente el paquete. Es usted el que tiene que justificar, con argumentación, ese vínculo entre la estética y el Alzheimer.

B Entonces empiezo: El título anticipa una tentativa de resolver el enigma subyacente a las líneas de una canción interpretada por el inmortal pianista y cantante cubano “Bola de Nieve”, intitulada “Vete de mi”, y que dice así: “…Como es mejor el verso aquel, que no podemos recordar” Decimos que dichas líneas poseen una incógnita básica, porque no es claro y evidente el por qué el olvido casi total de un verso, esto es, su memoria difusa, puede no sólo equiparse hasta superar el efecto y el éxito estético de un verso sobradamente recordado.

A De acuerdo:¿qué más?

B Sigo con unas preguntas: ¿Es acaso mejor el verso que no podemos recordar, que el verso que sí podemos recordar? ¿A que recóndita y conceptualmente remota zona sensible de nuestra humanidad apunta esta frase? ¿Qué oscuros telurismos interiores cimbra en su aparente intrascendencia? ¿Acaso no podría ser que dichas líneas fuesen el culmen inadvertido, el recurso de la intuición sensible para decir palabra acerca de algo que, un milímetro más allá, caería en el abismo de lo ignoto verbal, en la irrescatabilidad de lo inefable, en el nebuloso misterio tanto de lo poético nonato como del conato poético? Y es que el sugerente magnetismo escatológico del asunto no deja de subyugar a nuestro juicio hermenéutico.

A ¿Por qué sucede eso?

B ¿Qué por qué llama tanto y cala tan hondo esta cuestión? Aventuro la hipótesis de que esto se debe a que el verso no recordado es una evidencia de la insondabilidad de la fusión de, por una lado, el deseo humano de una plenitud omniabarcante, cuya sola representación es impensable de manera determinada, valga decir, analítica y, por tal motivo, se configuraba como imagen total, indeterminada y difusa. Y, por otro lado, porque convoca en nuestra mente una cadena singular, nebulosa y parafernálica de porciones mnemónicas (misceláneos y encabalgados) referentes a experiencias vitalmente climáticas (pasiones, anhelos y esperanzas) transitadas en el pasado, pero que tienen existencia virtual suficiente en la actualidad para hacernos sensibles al llamado de esa canción.

A ¿Podría resumir con claridad lo que ha dicho anteriormente?

B Si: concluiré diciendo que las líneas “…como es el verso aquel, que no podemos recordar”, aluden tanto a nuestros deseos actuales de vernos colmados de trascendencia en la vida, al menos mientras nos identificamos y fundimos con lo insinuado tangencialmente en esa línea, como al capital de felicidad, realmente experimentado o solamente intensamente anhelado, que constituye lo mas preciado de nuestros recuerdos. De este modo, ambas entidades señaladas son el núcleo referencial de las líneas antedichas, razón por la cual ellas tienen el poder de conmovernos, ya que despiertan sugestivamente el caro anhelo de ponernos en contacto con los mantos freáticos de nuestra más recóndita sensibilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here