Todología con Maiself

Conciencias políticas caóticas

A Ese título suena a entropía cerebral, a remolinos encontrados de flujos neuronales.

B Comparto esas metáforas sobre el tema del analfabetismo político, porque es un fenómeno generalizado de ignorancia al respecto.

A Pues empiece a desgranarlo.

B A’í le voy. Para el hombre común y corriente, lo político se le aparece, la igual que la materia en la mitología griega, como un caos; como un abismo abierto e insondable; como un desorden, una parafernalia exuberante e intrincada de sucesos, personajes, gestos, entes, movimientos, declaraciones y conveniencias múltiples, profusas y enigmáticas, que parecieran no tener más ley que el azar o el capricho de su opaca pero eficiente naturaleza.

A Pinta un cuadro de confusión y de ininteligibilidad de lo que está pasando

B En efecto, para todos aquéllos que no son conocedores amplios, experimentados y leídos de la política y sus múltiples contextos, finos lances y jugadas, y misteriosas intencionalidades, lo político, globalmente considerado, es una totalidad de fenómenos y procesos más o menos anárquicos y complejos, poco asibles de manera clara y distinta. Su comprensión es prejuiciado y simplificada en exceso. Muchos dicen “la política es una mierda”, o la política es el juego de la conveniencia y la simulación”, y existe una tendencia a la inacción o el inmovilismo políticos por no saber cómo entrarle a un juego realista y riesgoso.

A ¿Cómo explica usted esto?

B Quizá la razón que explique tal visión caótica de lo político sea la de que es una óptica externa, exodérmica, de los fenómenos políticos. La tienen quienes no participan en política. Y esos “quienes” sin una gran mayoría de mexicanos que eluden intervenir en la vida activa de organismos políticos como sindicatos, partidos, asociaciones civiles, etc. que son verdaderas escuelas políticas. O son quienes no poseen una ideología política más o menos coherente y desarrollada como para percibir, aunque sea a grandes rasgos, cierta lógica de los hechos políticos.

A ¿Son los únicos que no entienden lo que pasa políticamente?

B No.

A son también, quiénes solo tienen ojos para las noticias deportivas, o sociales, o de espectáculos, y no leen o se enteran por radio o televisión de lo que sucede políticamente, dejando a su criterio abrevar de las declaraciones, noticias y planteamientos de las entidades protagónicas de lo político. Es por ello que la moraleja sería que si queremos entender lo político, encontrar progresivamente su razón, y construir paulatinamente una visión y un criterio político propio, hay que participar en alguna asociación, ya sea de vecinos, o de ciudadanos por una causa, para tener una visión endodérmica de la política, a más de leer los libros, más a Mario Puzo, el de El Padrino,  que a Maquiavelo, el de El Príncipe, y periódicos y revistas que nos vayan cayendo para, así, descaotizar nuestra conciencia política y auto-alfabetizarnos políticamente.

Armando Gómez V.

Maestro. Investigador. Poeta. Ensayista. Periodista. Humorista. Bibliotecólogo. Conferencista. Tallerista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *