Todología con Maiself

Conciencia social chatarra

A Ya se veía venir otro titulito incómodo ¿qué no puede dejar descansar a los lectores con tanto diagnóstico pesimista?

B Yo no tengo la culpa de que no haya suficiente reflexión sobre tanta basura desinformativa que contamina nuestro pensar cotidiano ¿o acaso Usted piensa que estamos iluminados con tantos contenidos insustanciales y mendaces que nos transmiten los medios?

A Me parece que se extralimita una vez más. Habla como si se nos estuviera pudriendo el encéfalo:¡como si no pudiéramos pensar en otra cosa que en la que nos dicen los medios

B Con lo que le voy a decir, seguro que cambiará su opinión. Mire: piense y dígame si no es lógico que, si las cadenas televisivas, radiofónicas y periodísticas pertenecen a una élite, entonces van a transmitir lo que a esa élite o a sus socios les convenga, o lo que haga crecer el negocio del chayote o embute que les pagan los gobiernos federal, estatal y municipal para que les cuiden su imagen y silencien sus enjuagues

A ¿A poco por eso tenemos llena la cabeza de ilusiones y desinformaciones?

B ¡Claro! Estamos hablando de cómo nos lavan el coco. Acuérdese de Chomsky y su famoso análisis de los medios y de cómo habla de las ilusiones necesarias, de la fabricación de consensos vacíos, del control de la opinión pública. Rememore a Foucault cuando habla de la palabra permitida, es decir, de ,o que se puede publicar

A Así, explicadito, como que le doy la razón

B Piense en los noticieros y verá que quieren que, por ejemplo, pensemos que el narcotráfico en el mundo es manejado por una pandilla de audaces analfabetas y no que es toda una red jerárquica que implica hasta los más altos mandos de algunas instituciones federales, estatales y municipales

A Es cierto

B Y como hay muy pocas fuentes de información y analistas confiables, casi todo mundo piensa al país y al mundo como las agencias internacionales de noticias, propiedad de élites transnacionales, y los noticieros televisivos quieren que pensemos

A Lo que dice me recuerda el mito de la caverna, de Platón: como si lo que pensáramos fuera un mundo falso, equívoco, sombras, opacidades, y no lo que verdaderamente es y se nos oculta

B Exacto. A ver, ahora dígame si no tenemos una conciencia social chatarra

A ¿Qué se puede hacer?

B Aparte de leer este portal, buscar información en periódicos de otros países, leer periódicos como La Jornada, o revistas como Proceso, o a analistas como Alfredo Jalife

Armando Gómez V.

Maestro. Investigador. Poeta. Ensayista. Periodista. Humorista. Bibliotecólogo. Conferencista. Tallerista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *