Todología con Maiself

Intelectuales contra Juanga

A Ahora sí: este titulito está bien claro

B No crea, tiene sus pliegues

A Seguro va a hablar del esnob y mamón de Nicolás Alvarado

B No tanto de él, sino del grupo de intelectuales de angora, del cual es un ejemplo prominente y, en estos días, candente

A ¿Acaso no todos los intelectuales son de angora?

B No. Los de angora son los que se sienten brahamanes de la cultura, canones encarnados y, ante todo, siempre buscan pintar su raya de todo lo popular, que para ellos es sinónimo de naquez, de kitsch, de inferiorudad neuronal y ventricular

A ¿Y los otros, los que no son de angora?

B Esos son los más valiosos porque no son clasistas, poco les importa estar en los reflectores partenónicos, y se solidarizan con el pueblo, lo cual  oquiere decir que estén de acuerdo siempre con él, pero no polemizan con ventaja con quienes no tuvieron las oportunidades educativas de las cuales ellos gozaron hasta en demasía. Ellos simpatizan con la gente y buscan explicarse, no burlarse de, la idiosincrasia de sus gustos, sin responsabilizarlos, torpemente, de un destino estético que les marcaron , desde fuera, las clases dominantes a las cuales pertenecen, o tienen hambre de pertenecer, esos intelectuales de angora

A ¡Nombres! ¡Nombres de esos intelectuales demófilos!

B Primero habría que definir lo que es un intelectual, y me basaré en como lo caracterizó Gabriel Zaid, cuando dice que un Intelectual es el escritor, artista o científico que opina en cosas de interés público con autoridad moral entre las elites, aserto que yo modificaría para añadir, junto a las elites, a las capas medias.

El primero que me viene a la mente, por ser de los más notables, es Juan Villoro, pero también Víctor Trujillo, Roberto Gómez Junco, Carmen Aristegui, Julio Hernandez López, Alfredo Jalife, Paco Ignacio Taibo II, y otros más. Y sólo mencioné a los más conocidos, pero existen, afortunadamente, muchos más que piensan y se expresan buscando que las cosas mejoren, y no portan los nefastos defectos clasistas de tanto intelectual de angora

A Oiga ¿cuáles son los argumentos, las razones de fondo de los intelectuales que criticaron antes y ahora a Juan Gabriel?

B Ellos, desde una ambigua alta cultura, consideran a Juanga un exponente fosforescente de la baja cultura, sin entender que la cultura aristocrática es un dimensión de la cultura, como también lo es la cultura popular, y que deben juzgarse con raseros diferentes. Además, así como hay niveles mejores y peores de la baja cultura, hay niveles mejores y peores de la alta cultura: Juan Gabriel tenía composiciones muy malas, pero también Octavio Paz tenía poemas espantosos, pero, el diablo sabe a quien se le aparece, y los intelectuales de angora jamás se atrevieron, ni se atreven a criticar a su dios, porque así les iría con los acólitos fieles

A ¿Podría abundar más?

B Cómo no: así como Juanga no podría, ni quería, escribir un poema como los de Octavio Paz, el Nobel no podría escribir la letra de una canción como las que hacía Juan Gabriel. Quien sí pudo, magistralmente, tender un puente entre la poesía y la canción, fue Renato Leduc: acuérdese de Sabia virtud de conocer el tiempo, a tiempo amar y desatarse a tiempo, como dice el refrán dar tiempo al tiempo

A Ese es un soneto perfecto

B Y una gran canción, ya que el autor utiliza con maestría y con vigor el lenguaje popular, y cumple con la endecasilabización que mandan los canones para el soneto, y si a eso le añadimos que lo cantaron a dúo dos de los más grandes interpretes de la canción popular, José José y Marco Antonio Muñiz, estamos ante un gran monumento musical de la canción popular mexicana

A ¿Algo más?

B Sí: los intelectuales de angora, narcisistones que son, siempre han envidiado el éxito de los artistas populares: por eso son tan desmedidamente ardorosos como infundados sus críticas a quienes triungan en el sentimiento de las masas

Armando Gómez V.

Maestro. Investigador. Poeta. Ensayista. Periodista. Humorista. Bibliotecólogo. Conferencista. Tallerista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *