Todos son demócratas…

Este fin de semana tuvieron que informar al INE cómo serían las reglas para elegir a sus candidatos.

Me refiero a los partidos políticos. Cumpliendo al pie de la letra con los requisitos que marca la ley reglamentaria del INE y de cara a las elecciones del próximo año.

Aunque cueste trabajo creerlo todos los partidos dijeron que en sus estatutos está muy claro que las elecciones de sus candidatos presidenciales será conforme a los estatutos que rigen sus actividades internas; ahí dice que deberán ser electos por las asambleas, por los consejos electorales, por los plenos, etc. no hay uno solo que diga que se van a designar, quien lo va a designar o por cuanto será el trato para llegar a la designación sin que esto afecte el equilibrio de poderes entre las pandillas que se comparten el poder hacia adentro de cada uno de los partidos.

Los temas de elecciones “menores”, es decir, diputados locales o federales, alcaldes y hasta los gobernadores de los nueve estados que tendrán elección en la misma fecha tendrán que esperar a que se defina la elección presidencial, especialmente en los casos de los frentes, alianzas o simulaciones similares.

Como en todos los casos hay excepciones: en el PAN, por ejemplo, donde de plano no es posible llegar a los “acuerdos”, pues no ha quedado otra alternativa que llevar el asunto a una elección distrital… (Que le van a hacer, también la democracia interna es una opción.)

Como todos están buscando consolidar sus alianzas, pues las reglas internas tendrán que esperar… se seguirá la suerte de lo que acuerden las partes integrantes de las alianzas y solo en el caso de MORENA que lo que busca son subordinados y no aliados el asunto de su candidato está definido (desde antes de fundar MORENA).

En el PRI ya les informaron que elige el presidente y lo ratifican en asamblea de consejeros, el PAN, PRD y MC seguirán en sus “jaloneos” para depurar a sus opositores internos, aunque se cambien de partidos o se hagan “independientes” y los partidos que faltan de mencionar ya aparecerán alineados con alguna de las anteriores opciones.

Por estas y otras razones de la misma índole es que el caso de la CD.MX. Está abierto para el candidato que se ofrezca por el partido que sea, la única opción un como si tuviera asegurada la elección es MORENA.

Solo hay una preocupación común en todos los partidos: el financiamiento de sus estructuras y de sus campañas. Ya ninguno hace ruido con el tema de los recursos ante la vergonzante reacción de todos al ver las necesidades de la sociedad por los efectos de los sismos.

Sería deseable que en sus equipos directivos, los que definen las estrategias y marcan las pautas para la acción de cara a los procesos del año próximo tuvieran tiempo para integrar en sus análisis las preocupaciones del país:

– la velocidad de respuesta a la reconstrucción de todas las zonas dañadas por el efecto de los sismos, no es suficiente tener una idea de los costos. Es urgente aplicarse a la reconstrucción y la reactivación económica de las zonas afectadas principalmente.

– el impacto que tiene en nuestra economía y en particular la paridad ante la preocupación que genera la voluble e ignorante actuación del presidente de Estados Unidos en torno al tratado de libre comercio de América del Norte. Por lo pronto el peso reflejó la preocupación con el nivel más bajo de los últimos cinco meses.

– si se cancela el TLC caería la calificación de México un escalón de A3 a Baa1. Por el momento la calificación con perspectiva negativa deriva de la afectación del crecimiento económico en caso de que el TLC concluya mal. Para las tres naciones, por desgracia, con mayor afectación a nuestro país.

Como se mencionó en el foro IMEF: la inversión como motor del crecimiento: gane quien gane el país seguirá siendo “grado de inversión”, si prevalece el TLC será una buena noticia. Pero el país requiere crecer a tasas del 3 o 3.5 % del PIB y por el momento el pronóstico de crecimiento rebasa apenas el 1 % del PIB.

– el impacto del crimen en México es similar a una guerra. Peter Maurer. (Director del comité internacional de la Cruz Roja.) Es una afirmación que no requiere que lo diga un personaje, simplemente es una realidad que daña a toda la nación mexicana. Mientras los ejecutivos de la federación y de los Estados del país dando insulsas explicaciones, mueren cientos cada mes sin que nadie tenga una idea de que hacer.

Siguen siendo consecuencias de los altísimos niveles de corrupción que existen en la acción de los gobiernos del país, por más que el presidente se queje y los gobernadores busquen a los medios de comunicación para decir que el tema es responsabilidad de la federación. Nunca tantos gobernantes mediocres habían coincidido en sus gestiones. Pero muy demócratas… ¡en el papel!

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

image_print

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here