Tortilla ceremonial, la abundancia hecha comida

GUANAJUATO, Gto.- Para las comunidades otomíes que hay en el estado, sobre todo en la zona de Comonfort, todo tiene un porqué y un cuando, incluso cada comida que hacen al día tiene detrás un significado afincado en la cosmogonía que les ha sido heredada a través de los siglos, y que hoy en día lucha por conservarse gracias a las personas que aún conservan estas costumbres.
Eso lo sabe muy bien María del Consuelo Benancio Mesita, originaria de la comunidad “Lado de abajo” de aquel municipio, la más pequeña de su familia, pero a quien, gracias a su pasión por las tradiciones, le fueron heredados y encomendados lo sellos rituales con que se marcan las tortillas, mismos que actualmente tienen más de 200 años, y que han ido pasando de mano en mano y de generación en generación.
Según lo dio a conocer, el ciclo inicia con las ceremonias para pedir por un buen temporal y termina con los agradecimientos las cosechas, en donde hacen aparición las tortillas ceremoniales en ofrenda a la abundancia que deja el trabajo en el campo.
“No comemos por comer, cada receta que hacemos ha sido trasmitida por nuestros antecesores, y tiene sus fechas especiales, vamos de acuerdo con el temporal, pero también con el tipo de rito, y el sentido es agradecer por el alimento que recibimos”.
Aún a media cocción, las tortillas son colocadas sobre un molde labrado sobre madera de mezquite con una imagen tallada. Previamente impregnan este sello con un pigmento natural hecho a base del “muicle”, planta conocida por sus propiedades medicinales y el colorido naranja de sus flores, y otros pigmentos naturales.
En la tortilla se imprime el dibujo del molde, y luego vuelve a integrarse al comal para terminar su cocción. La imagen es sagrada y entonces confieren un carácter ritual que sólo se utiliza en fechas especiales.
En el caso de María, lo sellos representan al sol, al maíz, a la santa cruz, y a la imagen de San Isidro Labrador, patrono de “Lado de Abajo”, que posa junto con la imagen de Otom, rey de los otomíes, y como en su momento lo hiciera su madre, ésta ha decidido dejarlos en manos de su hijo menor, a quien dice le ha visto el compromiso, la pasión y el interés por dar seguimiento a las costumbres.

Heredera de los sellos para la tradicional tortilla ceremonial de Comonfort.

Y es que la imagen que se dibuja a la tortilla, además de otorgarle un simbolismo sagrado, es también un importantísimo vehículo de identidad entre la comunidad y el mestizaje, ya que cada familia tiene sus propios sellos, pero conservando así también las tradiciones prehispánicas.
En su caso, según lo cuenta, el de la cruz permaneció escondido por décadas, ya que su abuela tuvo que enterrarlo durante la “Guerra de los Cristeros”, y no fue sino muchos años después que lo volvieron a encontrar al cavar para realizar un pozo.
Parte importante del ritual es la salsa de chile martajado, que se sirve con mazorcas de elote, y que asegura simbolizan la ayuda, el agradecimiento y la abundancia, y cerrar el ciclo al compartir con otros los frutos de la cosecha.

Noticias Estado de Guanajuato

image_print

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here