Vecinos del Faro, entre aguas negras y obras deficientes

1
151

Reportaje

SILAO, Gto.- Pese a las obras de rehabilitación y mejoramiento realizadas en el bulevar Emiliano Zapata y el fraccionamiento El Faro, vecinos viven entre aguas negras y deben esperar hasta dos horas para salir o entrar de sus casas ante las constantes inundaciones.

“No somos una colonia de paracaidistas”, dicen al asegurar que merecen atención por parte de las  autoridades de todos niveles por la situación que afecta su patrimonio y sus vidas. Fue uno de los primeros fraccionamientos que se construyeron en Silao.

Martha Lucio vive en la calle Coral desde hace 19 años. “Cuando yo llegué a este fraccionamiento acababa de suceder una inundación, yo creo que la más fuerte del fraccionamiento en donde todos los vecinos perdieron sus patrimonios; se mojaron los colchones, las salas, los comedores. Tiraron sus cosas, se echaron a perder porque eran aguas negras”.

Es lo que ocurre constantemente. Las aguas negras por la presión en las tuberías, brotan de las alcantarillas y junto con las que llegan desde el bulevar, alcanzan hasta el medio metro de altura en algunas calles.

SAPAS les ha comentado que el municipio carece de un drenaje pluvial. Hace nueve años con apoyo de las autoridades, los afectados colocaron una boca de tormenta sobre el bulevar para afrontar los escurrimientos del Cerro del Cubilete llegara hasta sus viviendas. Fue retirada durante las actuales obras y desde ese momento, la acumulación de agua ha sido más severa.

Creyeron que durante esta administración municipal la solución a su problemática sería real.

bulevar Emiliano Zapata

Riesgos de salud e infraestructura

Alejandro Hernández vive en Marea Baja, señala que dentro del conjunto habitacional la Presidencia Municipal realizó una obra aparentemente de introducción de drenaje pluvial, lo cual ocurrió sólo en algunas vialidades y en bardas de difusión se presume que fue a todo el fraccionamiento.

En algunas calles la altura del bulevar rebasa el medio metro: “Toda el agua desemboca aquí y es insuficiente el drenaje que se hizo”. Aceptó que sí beneficia, pues si antes se necesitaban hasta cinco horas para que bajaran los niveles, ahora son dos; sin embargo el conflicto persiste. Para protegerse en los aguaceros más intensos, el año pasado colocaron costales con arena pagados con sus propios recursos y cuerpos de rescate los retiraron.

Temen a que se presenten enfermedades especialmente en niños, quienes ocupan la vía pública como espacios de juego. “Todavía podemos ver las calles llenas de lodo y llenas de basura… los niños siguen jugando”; los charcos se evaporan hasta que sale el sol.

El humedecimiento de las fincas puede ocasionar un derrumbe, temen. “Son ríos” los que fluyen desde avenida El Faro hasta Marea Baja, Coral y hacia el libramiento, principales accesos, “Tenemos que esperar a que baje el agua para poder ingresar”.

El Faro

El agua no baja

Martha Machuca, representante de colonos, detalla que les fue informado que cerca del 80% del agua acumulada se desviaría por Santa Clara de Marines hacia el río Silao, sin embargo los trabajos no han iniciado. “Se está viniendo toda (el agua) otra vez hacia la colonia”. Lo primero que debieron hacer las autoridades, expone, es esa obra.

La rehabilitación del bulevar inició a principios del 2016 y finalizaría en diciembre de ese año. Meses después inició la introducción de drenaje pluvial en El Faro, sin embargo ante presunta falta de recursos económicos sólo se aplicó en algunas calles.

Vecinos dicen no tener problema con el agua de lluvia que cae en el fraccionamiento, sino con la que llega desde el bulevar. Ahora se estanca a la altura del hotel Plaza Bajío, “en lugar de dejarle paso al agua, hicieron como una cuneta para que no se fuera a la carretera y para que no se fuera al centro (de la ciudad), y nosotros quedamos exactamente en medio”.

 

Sin derecho a expresarse

Cansados de vivir entre agua y lodazales, contaron además que hace unos días colocaron una lona de alrededor de 10 metros de largo en la que manifestaron su sentir.

“Gobernador Miguel Márquez Márquez: ¡Indignados y burlados! Así nos sentimos los habitantes del fraccionamiento El Faro ante esta situación. La reparación del drenaje pluvial y la modernización del bulevar Emiliano Zapata fue un fracaso porque las autoridades no tomaron en cuenta la cantidad de agua que corre en esta dirección y el drenaje pluvial instalado es insuficiente, por lo cual exigimos la pronta asignación de recursos y la ejecución de la obra pluvial en la calle Santa Clara de Marines que llevará el agua al río Silao. ¡Exigimos una solución!”.

No hubo eco, pues al poco tiempo fuerzas policiales habrían llegado al sitio para intentar retirarla, por lo que los vecinos hicieron frente y lo evitaron. Finalmente por la noche fue movida de su lugar y no se supo su paradero.

photo_2017-08-10_20-21-17

 

1 COMENTARIO

  1. Pongan otra lona denunciando la negligencia de los tres ordenes de gobierno,al sistema le molesta que lo exhiban como lo que es,autoritario,insuficiente,opaco,intolerante,insensible,no acepta que esta desgastado,no aflojen sigan en la lucha,viene el informe de gobierno municipal el 2 de septiembre ,en la secundaria,Efrain Huerta,aganle una visita al profe Maciel con cartulinas denunciando el abandono de la autoridad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here