Víctima de Julio César: “hay que perseguir la justicia”

 

GUANAJUATO, Gto.- En una carta que dirige a la opinión pública y al Ayuntamiento de la capital, la ex pareja del perredista Julio César García Sánchez, clama por sus derechos como víctima de violencia de género y afirma que las mujeres que sufren este delito no denuncian porque “hay que perseguir a las leyes y a la justicia”.

A continuación se reproduce la carta de la joven que denunció penalmente al regidor, quien este jueves pretende o ha anunciado que se reincorpara al Ayuntamiento capitalino.

A LA OPINIÓN PÚBLICA

AL PUEBLO DE GUANAJUATO

AL H. AYUNTAMIENTO DE GUANAJUATO CAPITAL

 

“La ley me respalda” Una oración que se escucha pero pocas veces se vive, y si se logra vivir, difícilmente será por alguien que necesitaba justicia.

Todos han opinado, todos “saben”, todos “conocen”. Pero, ¿han dedicado un momento de sus vidas para escuchar lo que siente una victima? Para dejar de deducir y ser empáticos con alguien que ha sufrido alguna injusticia? Hoy me doy la oportunidad de expresar lo que ha sido una verdadera travesía, pero sobre todo, lo que éste camino me ha permitido vivir y sentir. Hace más de un año viví una experiencia muy fuerte, una agresión física, si empezamos por ahí, saben lo que se siente que una persona que quieres, te agreda? Más de una persona lo sabrá porque lo ha experimentado, otros tendrán una idea pero, es un golpe más fuerte en el corazón que el daño físico que se haya hecho, puedo agregar a ésto que mi agresor tenía caracter político, qué sentía con esa mezcla de agresión y poder? Miedo, sin duda! Por mi, por mi familia. La decisión de no callarme tardo, porque no era decidir cualquier cosa, no se trataba de una decisión común o que no generara temor por lo que podría pasar después. Me informé, investigue y entonces acudi a presentar mi denuncia, lo primero que me encuentro es con una mujer que me sugiere con su pura actitud, falta de ganas de trabajar, se pueden imaginar lo que se siente cargar con un dolor, llevar temor por denunciar, llegar a un lugar y que al atenderte la mujer te diga: “la via más fácil es conciliar, te pondremos en un lugar y platicaras con el, él se va a comprometer a ciertas cosas y ya, porque abrir carpeta de investigacion lleva mucho tiempo”. No sólo llevas el temor y la carga, ahora agregas la inaptitud y falta de tacto de quienes están para “atenderte” y “ayudarte”. No puedo dejar pasar que el hecho de solicitar que se abriera carpeta de investigación, no fue de su agrado.

Ha pasado más de un año, llamadas, visitas familiares, amenazas veladas, difamación en redes sociales, audiencias con un juez, audiencias con 12 integrantes del poder judicial, prórrogas, amparos, citas de última hora, cansancio físico y anímico, todo ésto para hoy escuchar que la ley protege el derecho de alguien de llevar un cargo público, ser representante público cuando daño a una ciudadana, y entonces surgen los conocedores del tema y afirman que la ley lo protege, y a nosotras? Y digo nosotras porque yo represento a 7 de cada 10 mujeres violentadas.

Cuando alguien se molesta y dice: es que las mujeres no quieren denunciar! Yo molesta digo: yo entiendo por qué! Porque no llegas a una institución a que te apoyen, vas con la enmienda de que te crean, y error nuestro si no tuvimos testigos, cómo podrán creernos? Tu caso se lo turnan como si fueran las tortillas a la hora de comer y aún asi no hacen algo, te presentas a preguntar y con toda la molestia te dicen que no han hecho nada… Cuando por fin manos trabajadoras y comprometidas con la causa toman tu caso, surgen más cosas que debes atender, pasas más de 5hrs volviendo a declarar y tienes que insistir.

Yo, que cuento con personas que no me han abandonado, que tengo mis pilares que es mi familia, que tengo una preparación, he tenido que batallar y que insistir y que creer en que la justicia existe y aún así me he sentido en ocasiones tan cansada, que alguien me explique qué pasa con toda la gente que no cuenta con apoyo, que no tiene familia o la familia que tiene es quien le agredió, qué pasa con la gente que no sabe leer, que no sabe escribir, que no puede desplazarse si le informan que en una hr debe presentarse a audiencia, qué pasa? “POR QUÉ LA MUJER NO DENUNCIA.”? En verdad no entiendes? Termina uno persiguiendo a la ley para que ésta entienda que debe protegerte y llega un punto en el que uno no tiene fuerza para hacerlo, claudicar termina no siendo una opción, sino el único recurso que queda. POR QUÉ RETIRO LA DENUNCIA? POR QUÉ NO AGUANTÓ MÁS? POR QUÉ… Se explica sola la respuesta.

Justicia, creo en la justicia, no me canso de decirlo, hoy soy yo quien está de pie, pero no duden que detras de mi hay miles de mujeres y es por ellas, por mi, por nosotras, que hoy sigo firme. Hablar de justicia para alguien que la viola, es bastante contradictorio y como ser humano pienso, más allá de la ley que prevalece, no debería existir un mensaje congruente de no a la violencia? No puedes predicar algo y hacer otra cosa, no puedes decir que estás en contra de la violencia pero te permites tener agresores en tu equipo laboral y los apoyas. Suena tan cruel el saber que la violencia no es un delito grave, pero duele que el cinismo se haga presente y se crea que un delito menor te permite seguir representando a la ciudadanía, entonces la ley a cuántos delincuentes protege?

El gobierno debería estar conformado por personas que se respetan y respetan al pueblo que representan, sin afán de que decir pueblo se tome como forma despectiva. No importa el daño que hayas hecho: si es menor, sigue trabajando… Ahi la ley cómo nos puede proteger de ustedes que la violan? Ojalá esa duda me sea resuelta porque no veo lo equitativo y congruente por algun lado y mucho menos el respeto al derecho de la mujer a una vida libre de violencia.

Lamento que el dia de hoy, se siga batallando para encontrar justicia, que cualquier persona pueda violar la ley y aún asi ésta le asista, entiendo cuando dicen: “es un derecho del inculpado”, pero, alguien me puede decir entonces cuánta violencia es respaldada por la ley? Cuántas mujeres han muerto en manos de la ley?

Ojalá logren la armonía entre lo que dicen, lo que piensan y lo que hacen, ojalá que la ley nos deje de servir a nuestro antojo y se convierta en verdad en el respaldo y protección de cada ser humano, para que el silencio, el desistimiento o la muerte dejen de ser viables en el tema de la violencia contra la mujer.

Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *