Ya votaste…

Llegamos al día de la jornada electoral, es una de las expresiones más usadas para referirnos al hastío que provoca en la sociedad mexicana el largo trayecto de las campañas, es decir, por fin llegamos al día de la elección.

Como seguramente tendrás en claro, cuando escuchamos que esta es la elección más grande de la historia de las elecciones de nuestro país el tema se refiere a que, por fin, los caciques de los estados, es decir, los gobernadores y los grupos políticos que controlan ya cayeron en cuenta que lo que conviene al país es integrar los procesos y no pasar todos los años gestionando elecciones, sin importar quién debe salir a trabajar para generar los ingresos y a su vez, generar los impuestos de donde se toma el dinero para que los grupos de poder dentro de los partidos tengan lo necesario para sus gastos ordinarios y de campañas.

Hay un argumento histórico para pensar que el porcentaje de votación no tendrá variantes mayores al 64% , es decir, el 36% de los ciudadanos en edad de votar, con credencial para votar con fotografía y cuantos requisitos se presenten manifiesta no tener intención de ir a votar.

En las últimas cuatro elecciones no se ha rebasado la votación de ese 64%. Si se tuviera ese nivel de votación, cada punto porcentual vale aproximadamente 570 mil votos aproximadamente.

Por lo pronto quien se abstuvo de votar manifiesta claramente que no le importa el futuro de nuestro país, sabiendo que son poquísimas oportunidades las que tenemos para expresarnos (me refiero a los que decidieron no ir a votar).

¿Ya votaste por terminar con la pobreza de nuestro país? ¿Por terminar con la corrupción? ¿Con la impunidad?

Espero que no seas de los ciudadanos que recibieron dinero a cambio de votos… ya estarás pagado, ya no tienes nada que reclamar: votaste y te pagaron… Con efectivo o en especie pero ya estás pagado.

Que sorprendente que los candidatos presidenciales, sus equipos de campaña y sus asesores, mantuvieron la estrategia de ser el segundo en la preferencia de los ciudadanos; ya concluido el proceso, a quien le importa que un candidato quede en segundo lugar, será posible pensar que se olvidaron de que no son Juegos Olímpicos para pensar en un podido y festejarlos por sus respectivos lugares… en verdad se creyeron su propio cuento de que eran el segundo lugar, para comunicar que ya se está cerca del primero.

Siempre se tratará de ser el primero, de nada sirve apostarse a ser el segundo…
ahora sería bueno focalizar la expectativa en las promesas de las campañas, mantenerse unidos como ciudadanos y tener los canales de comunicación para hacer cumplir los ofrecimientos que como candidatos hicieron a los ciudadanos.

Entramos de lleno al periodo de transición, hay tantas realidades que urge cambiar, empezando por la violencia e inseguridad qué hay en todo el país.

 

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

image_print

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here