SILAO, GTO.- Nuria tiene 19 años de edad y cuatro meses peleando con el cáncer que ha invadido partes de su cuerpo. El dolor no es el único enemigo, también tiene que reunir recursos para pagar su tratamientos.

Nuria hace kermes en el centro de Silao para continuar con su tratamiento contra el cáncer/El Otro Enfoque

“Cuando la llevamos muy mal al hospital y en sus estudios vieron que era un cáncer avanzado, un doctor nos dijo que mejor la regresáramos a nuestra casa para que ahí termine, pero no nos rendimos y Nuria sigue aquí”, recuerda su mamá Adriana Gaytán González.

Sus aliados en esta lucha han sido sus amigos, vecinos y voluntarios que se han unido para organizar eventos y botear para recogerá algunas monedas y que apoyan a la familia para que no decaer.

Así comenzó Nuria: Joven “botea” para pagar su tratamiento de cáncer

“No fue fácil que nos atendieran en el sector salud, ella arrojaba sangre por la boca y aunque un día ese médico nos dijo que ya no había esperanza, la dejamos internada para que le pusieran soluciones para el dolor y otro doctor de apellido Kuri días después nos dijo vamos a poner a su hija en las manos de Dios y comenzó a atenderla. Vimos mejoría porque ya no arrojaron tanta sangre por la boca”, dice con esperanza  Adriana Gaytán.

Este fin de semana los amigos de Nuria organizaron una fiesta diferente en el Jardín principal con una kermes con venta de antojitos mexicanos, agua, dulces y bazares para reunir más recursos, que hoy tendrá que llevar para pagar la quimioterapia de cada 3 semanas.

“A veces Nuria me dice que ya no aguanta el dolor, que ya no quiere seguir. Pero le decimos que resista porque tiene que vivir para su niño, que él la necesita”, revela la mamá de Nuria al hablar de Santiago el pequeño de 3 años.

La joven realiza eventos con sus amigos para conseguir dinero y pagar el tratamiento

Nuria Ivón Gaytán López es madre y también estudia la preparatoria y tiene sueños por cumplir. Todo tomaba su rumbo hasta que un dolor comenzó en su cuerpo, luego sintió como si un globo le explotara por dentro  y además comenzaron a salirle unas bolitas pequeñas en el pecho.

Bisarcoma embrionario en tórax, pecho, pulmón y páncreas fue el diagnóstico inconcebible para sus padres, su pareja y la gente que la rodeaba.

Desde junio descubrieron esté padecimiento y sus padres gastaron lo que tenían para llevarla con médicos y hacer nuevos estudios, pero los resultaron eran los mismos. Hasta que comenzó el tratamiento en el Hospital de León, lo que representa también gastos.

Para ella las quimioterapias tienen un costo de 2,800 pesos a lo que se suma el costo de otros medicamentos. Lo reunido el fin de semana será usará para pagar una tomografía y las consultas que tocan en esta ocasión.

Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here