1.- En el reino, la mujer vale poco

En la isla azul, las mujeres enfrentan una crisis que las tiene preocupadas. Muchas no quieren salir después de las 11 de la noche y ahora están advertidas de secuestros inexplicables que las mantienen “encerradas” en casa.

En la contaminada isla de Salamanca, tres mujeres fueron secuestradas sin aparente forcejeo. Allá por San Miguel de Allende se reportó el intento contra otra más. Y en Celaya y León, ya suman varios los asesinatos contra ellas, sin que nadie advierta los casos inusuales.

La titular del Instituto de la Mujer del reino azul, Anabel Pulido López, se ha limitado en reconocer que la violencia contra ellas se ha incrementado, pero nunca reclamó que de los 305 asesinatos reportados en el 2018, sólo 21 se reportaran como feminicidios.

La activista Verónica Cruz, de la agrupación La Libres, ha expresado también su preocupación de lo que sucede en la Isla, pero sus niveles de reclamo no alcanza la cúspide como cuando defiende el derecho al aborto.

2.- Ni las diputadas que son más…las recuerdan

Total que en la Isla, no hay quién defienda a las mujeres.

Durante el 2018, al menos 210 mujeres fueron asesinadas supuestamente porque tenían relación con el crimen organizado. La violencia en las familias contra las mujeres también ha cobrado la vida de 21 víctimas.

Sobre el secuestro en Salamanca, el fiscal general de la Isla Azul, Carlos Zamarripa, ha informado que sus investigaciones ya avanzan en la localización de las mujeres secuestradas, pero su estilo de informar por los casos de género, evidencia una indolencia lamentable.

Y tampoco nadie le reclama nada.

Guanajuato se ha convertido en una isla de asesinatos contra mujeres, sin escándalo aparente a nivel nacional, Los medios nacionales no saben o no quieren informar, sobre todo aquellos foros donde aparece el rey, Dondiego.

Las diputadas en el Congreso, que por cierto suman la mitad de sus integrantes, en ningún momento se han pronunciado contra este tipo de crímenes y ni siquiera han tomado la tribuna para exhibir los casos.

De las mujeres nadie se acuerda.

3.-El castigo para ellas es el olvido para sus huérfanos

Viven resignadas. Aparecen asesinadas, torturadas y ultrajadas en parajes de la isla, con  el argumento de que formaban parte de la red criminal que opera en Guanajuato y podría ser un ajuste de cuentas.

Y mientras…los números avanzan de manera considerable.

De 12 casos reportados en el 2015, se pasó a 21 en el 2016, luego a 85 en el 2017 y en el 2018, las muertes sumaron 308. Más del 200 por ciento y sin que nadie se exprese a manera de advertencia o evidencia.

La familia desintegrada y, en varios casos, la orfandad de sus hijos, es otro fenómeno que tampoco atienden las autoridades. Ni del instituto de la mujer, ni del sistema DIF han informado con claridad qué pasa con los hijos de todas las mujeres asesinadas.

Es como si desde las instancias oficiales de la Isla, se les castigara con el silencio, por el pecado haberse equivocado y morir ahí, en los matorrales del imperio azul.

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here